Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 24 de Enero de 2020

Otras localidades

Los Alcázares, otra vez

Portada editorial de Hoy por hoy tras la tercera inundación en tres años del municipio costero

Calles anegadas por el agua tras un nuevo capítulo de lluvias en Los Alcázares. /

Vivimos en una Región, la de Murcia, donde parece que estamos condenados a vivir con problemas enquistados, problemas que venimos soportando desde hace años y a los que por viejos ya no les hacemos caso. Hemos aprendido a saltar por encima de todos esos problemas y a seguir viviendo, "no nos queda otra", parece que decímos. Problemas que parece que van con el ADN murciano. A todos esos problemas sin solución, se suman los nuevos, se suma la falta de soluciones, una falta de soluciones que nos parece algo normal, familiar para los que vivimos en esta tierra. Y no, no es normal, no es verdad que no existan soluciones, me niego a pensar que eso sea así. 'Emosido engañado' diría el típico cachondo en Twitter.

La lentitud de las administraciones para afrontar problemas reales se debe a que las cabezas de quienes nos gobiernan no están tan bien amuebladas como en un principio podría parecernos y debería ser, o por lo menos no están tan bien amuebladas para los cargos que ocupan, para dar soluciones, para evitar 'pifostios'; como coloquialmente se dice en España, a situaciones como la que nos ocupa. Aun así, me niego a pensar que estamos condenados a ser ciudadanos de segunda eternamente.

En 2.016 Los Alcázares vivió una situación de emergencia por culpa de la lluvia y por falta de infraestructuras que ayudaran a conducir el agua por otros lugares que no fueran las cocinas; los salones; las habitaciones y los patios de los alcazareños; nadie hizo nada para resolverlo. Tres años después, el pasado mes de septiembre, Los Alcázares volvía a convertirse en una piscina gigante donde sus vecinos eran los bañistas accidentales y sus casas hacían las veces de compuertas o cuarto de los horrores ante la embestida del temporal de lluvias. Tres meses después la historia se repite, ha vuelto a pasar, ha vuelto a llover y Los Alcázares ha vuelto a inundarse. Los tiempos se acortan entre catástrofe y catástrofe, entre calles inundadas y casa llenas de barro y agua, y nadie hace nada, absolutamente nada para resolverlo.

Tres ocasiones al límite, tres ocasiones donde el 'sálvese quien pueda' se ha convertido en el lema de un municipio que no duerme, que no vive cada vez que se anuncian lluvias. Tres ocasiones donde los vecinos tabican con palicos y cañas las entradas de sus casas para evitar que el agua de al trastre con sus enseres, con su vida. Tres ocasiones donde en las calles se agolpan sacos de arena para evitar las avenidas. ¿De verdad tenemos que resignarnos a vivir así? ¿De verdad los niños tienen que llorar cada vez que llueve en vez de ponerse las botas de agua y salir a saltar por los charcos? ¿De verdad no nos merecemos una solución real que evite el lodazal en el que se convierte este municipio cada vez que llueve con un poco de fuerza más intensa de lo normal?

La madre naturaleza nos ha dado ya tres avisos en tres años, ¿A qué estamos esperando, a cambiar sacos de arena en las puertas de la casas por personas ahogadas y metidas en esos sacos?

La política está para resolver problemas reales, para mejorar la vida de las personas, si ustedes no dan soluciones serán señalados con el dedo ante una desgracia de mayores dimensiones. Señores, salgan de sus despachos, váyanse a Los Alcázares y mientras no se solucione el problema no vuelvan a sentar su culo en el sillón en el que parece que todo se soluciona y no se soluciona nada. Muevan sus nalgas y hagan algo, pero hagánlo ya, porque mañana será tarde y vendrán las 'madres mías'.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?