Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Mi vida en el circuito de tenis

Este año llevo jugados unos 24 torneos, y 16 de ellos han sido fuera de España. Puede sonar muy bien el ir por el mundo jugando torneos, conociendo países, visitando ciudades, pero es un ejemplo más de que no es oro todo lo que reluce. Creo que en general en la vida, por mucho que brille algo, detrás tiene partes muy duras que nadie ve. En mi caso, en primer lugar, como viajo para competir, siempre llevo un punto de presión que a veces no resulta agradable. En segundo lugar, es agotador. Si para una persona bípeda puede resultar cansado, para alguien en silla lo es mucho más, pues además de mi silla en la que me desplazo, llevo la silla de tenis, más la maleta y el raquetero. Por otro lado, a la mayoría de los torneos voy solo, lo que suponen muchos días de soledad. En ocasiones aterrizo a las 12 de la noche, me recoge la organización y hasta las 2 de la mañana quizá no llego al hotel, y al día siguiente madrugas para ir a entrenar, comenzar el torneo…y así hasta que te vas.

Económicamente es difícil de soportar, ya que el premio económico de los torneos de tenis en silla es muy pequeño, por lo que necesitas patrocinadores que te apoyen y sufraguen estos gastos. En mi caso, son varias las empresas cordobesas que me apoyan desde el principio, a las que les estoy muy agradecido.

En cualquier caso, todas estas dificultades se compensan con creces con la adrenalina que te da la competición, lo que disfruto en la pista de tenis y la pasión por conseguir los objetivos y seguir mejorando. "

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?