Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 22 de Enero de 2020

Otras localidades

La AIReF tira de las orejas al gobierno madrileño por sus rebajas fiscales

El organismo independiente, que vela por la estabilidad de las cuentas públicas, dice en su último informe que existe "un riesgo alto" de que la Comunidad de Madrid incumpla la regla de gasto en 2020

Imagen de archivo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado. / ()

A la AIReF no le cuadran a medio plazo las cuentas que hacen la Comunidad de Madrid y el guardián de sus finanzas, el consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty (PP). Cuentas que en todo caso no están plasmadas sobre el papel porque el gobierno regional ha renunciado a tramitar unos presupuestos para 2020 y se ha limitado a prorrogar los de este año. Esta agencia independiente, que Bruselas obligó a crear a raíz del rescate financiero de 2012, aprecia “riesgos altos de incumplimiento de la regla de gasto” en su informe. Lo achaca a dos motivos: por un lado, el incremento previsto del gasto en personal; y, por el otro, las bajadas de impuestos comprometidas. Un riesgo alto que solo comparte con otra Comunidad, Andalucía.

Fuentes de la Consejería de Hacienda le restan importancia al aviso y dicen que el departamento “sigue comprometido con el cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, pero también con nuestro programa de gobierno -las 155 medidas que PP y Ciudadanos acordaron para formar su Ejecutivo de coalición-. “Ya dijeron que incumpliríamos la regla de gasto en 2018 y al final cumplimos”, sentencian esas mismas fuentes.

La regla de gasto es un instrumento que se aprobó en 2012 y que se empezó a aplicar al año siguiente. Es un poco más complejo que el objetivo de déficit -que vela por la sostenibilidad a corto plazo- y busca un equilibrio más allá del horizonte de cada ejercicio presupuestario. Básicamente impide incurrir en nuevos gastos recurrentes, si antes no se buscan unos ingresos equiparables que los sostengan a medio plazo. Es decir, que los gobiernos no vivan por encima de sus posibilidades. De tal manera que, si una Comunidad contempla nuevos gastos y a la vez promete bajadas de impuestos -lo que ha hecho Madrid-, se disparan las alarmas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?