Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 17 de Enero de 2020

Otras localidades

Desconcierto por las cifras millonarias que ADIF atribuye al mantenimiento de la línea en desuso del Tren Directo

Según desvela elconfidencial.com ADIF reconoce haber invertido más de 15 millones desde 2010 para el mantenimiento de toda la vía, labor que desmienten los alcaldes de las localidades que atraviesa este trayecto cuyo abandono es evidente

El derrumbe del túnel de Somosierra en 2011 dejó atrapada una máquina bateadora en su interior /

 

¿A qué se han destinado los 15 millones de euros que ADIF reconoce haber dedicado al mantenimiento de la línea Madrid-Aranda-Burgos desde 2010? Es la pregunta sin respuesta que se hace el reportero de elconfidencial.com Alejandro Mata, quien este domingo 8 de diciembre dedica un amplísimo reportaje a explicar la situación del denominado Tren Directo, sus antecedentes y las contradicciones que rodean su gestión en, al menos, la última década. La más llamativa es el “agujero de 15 millones” de los 159 kms de la que denomina “vía fantasma”, es decir el tramo que transcurre entre Colmenar Viejo hasta Aranda, cerrado “temporalmente” desde 2011 tras el derrumbe del túnel de Somosierra.

Este medio de comunicación digital cita datos cedidos por ADIF según los cuales “desde 2010 se han invertido más de 15 millones de euros para el mantenimiento de toda la vía hasta ahora” El artículo continúa preguntándose con sorpresa a qué se han destinado los fondos en estos años, ya que añade que “al menos hasta 2014 no se ha realizado ninguna actividad de mantenimiento, como señala un informe sobre el estado actual de la línea en el tramo Madrid-Maderuelo que elaboró en mayo de ese año la Subdirección de Operaciones Centro de Adif. El estudio agrega que en ese periodo tampoco se realizaron inspecciones a túneles, puentes y obras de fábrica”.

No son los únicos datos incluidos en el artículo que arrojan serias dudas sobre el cumplimiento de las responsabilidades de ADIF en el mantenimiento de la vía, a las que está obligado por la Ley del Sector Ferriviario que también cita este medio. Según la mencionada información un estudio de 2015 encargado por la antigua Dirección General de Ferrocarriles al que ha tenido acceso El Confidencial indica que los robos y actos vandálicos sufridos por la línea desde 2005 han impedido que el Control de Tráfico Centralizado tenga información de ningún elemento más allá de la estación de Miraflores en Madrid. Dice El Confidencial que “ADIF asegura en este sentido que puso todos los medios para evitar los robos y el destrozo de las vías, aunque no ha detallado en qué consistieron estas acciones ni la forma de corroborar esta actividad”

Aún más extraña resulta la disparidad de datos que pone de manifiesto el periódico digital en relación con un contrato firmado en 2009 por ADIF por el que se fijaba en 2,7 millones de euros el valor de los trabajos encargados a la empresa Vías y Construcciones para modernizar y mejorar la línea. El propio artículo subraya que la cifra “no cuadra porque un documento de 2017 que está colgado en la propia web del Congreso de los Diputados señala que la misma empresa cobró un total de 5,3 millones de euros por esa misma obra”. El Confidencial trata de buscar repuesta a esta disparidad de cifras, y esto es lo que se encuentra: “Según Adif esta diferencia de 2,6 millones que aparece en el documento ‘hace referencia al valor estimado del contrato, por lo que incluyen otros conceptos como asistencias técnicas, suministro de materiales por parte de Adif, coordinación de seguridad y salud y mano de obra, etc’” Añade que la empresa del grupo ACS no ha aportado ningún dato sobre el coste de la obra.

El colofón de estas discordancias son los testimonios recogidos entre los alcaldes de las localidades que atraviesa la línea, quienes afirman que desde hace años no se realizan labores de mantenimiento ni de vigilancia y denuncian que la vía ha sido abandonada de forma sistemática por la administradora ferroviaria.

Finalmente resulta llamativa la afirmación que hace Adif en este contexto de falta de explicaciones coherentes a tales discordancias: el administrador de infraestructuras ferroviarias explica a El Confidencial que “se están manteniendo contactos con las instituciones regionales, provinciales y municipales afectadas por la línea para estudiar su posible reapertura”. Afirmación desmentida por los alcaldes de los municipios afectados, quienes se reiteran en que no han recibido noticias de ADIF en los ocho años en los que el abandono de la línea es evidente. Tan evidente como se puede comprobar en el extenso reportaje fotográfico y testimonial que incluye el artículo del periodista de El Confidencial quien ha recorrido los 159 kilómetros del trayecto en desuso. O como dice ADIF en “suspensión de trenes con servicio comercial”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?