Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

El juicio por el asesinato de Ana Enjamio encara su recta final

Esta semana pasarán por el juzgado los últimos peritos y la deliberación del jurado

El acusado (izq) junto a su abogado en el juicio /

El juicio por el asesinato de la joven ingeniera Ana Enjamio, ocurrido en Vigo en la madrugada del 16 al 17 de diciembre de 2016, encara su recta final la próxima semana, con la declaración de los últimos peritos y la presentación de conclusiones e informes finales.

Así, justo cuando se cumplirán tres años del crimen, este martes, se reanudará la vista con tribunal popular que juzgará a César A.O., procesado por los delitos de asesinato, acoso y vulneración de la intimidad, y para quien las acusaciones solicitan penas que oscilan entre los 27 y los 39 años de cárcel.

Una vez que se escuche a estos últimos especialistas, y que se confirmen o modifiquen las conclusiones, las partes presentarán, ya el miércoles, sus informes finales y tratarán de convencer al jurado de la culpabilidad o, en su caso, inocencia del acusado (su abogado defensor ha pedido la libre absolución, al entender que no hay indicios objetivos que lo incriminen).

A partir de ese momento, el jurado que conforma el tribunal (5 hombres y 4 mujeres) recibirá las instrucciones y comenzará la deliberación para conformar el objeto de veredicto. En ese documento deberán determinar qué hechos consideran probados o no probados, y argumentarlo con arreglo a la prueba practicada en la vista.

El juicio por este crimen comenzó el pasado 9 de diciembre y, a lo largo de las últimas jornadas, han prestado declaración, además del acusado, decenas de testigos y peritos, así como familiares de la víctima.

DECLARACIONES

César A.O. negó ante el tribunal haber matado a Ana, y relató que después de la cena de empresa en la que ambos coincidieron, se fue a su casa. A la mañana siguiente, cuando la Policía lo citó en Comisaría y acudió a declarar, se quedó "en shock" al conocer la noticia de la muerte de la joven, con la que mantenía una "relación clandestina", según su relato.

Por contra, varios compañeros de trabajo de ambos explicaron que el acusado estaba "obsesionado" con Ana, que insistía para reanudar la relación que habían dejado, que la seguía y controlaba, y que llegó a decir que, si no estaba con él, tampoco estaría con Samuel (el exnovio de Ana con el que ella había retomado la relación).

Además, varios peritos de Policía Científica y del Instituto Nacional de Toxicología confirmaron que se hallaron restos de sangre de la chica en el coche del acusado, y que también se encontraron restos biológicos de César en la ropa que Ana vestía cuando fue asesinada.

La joven falleció desangrada tras haber recibido casi una treintena de cuchilladas (con un arma blanca de un solo filo y una hoja de al menos 11 centímetros de longitud), de las que varias le atravesaron el corazón. Según las forenses que declararon ante el tribunal, el autor de estos hechos "quería asegurarse el resultado de muerte", puesto que una sola de esas cuchilladas en el corazón habría sido suficiente para causar el fallecimiento de la chica.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?