Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

"La champanada de Santander más larga que nunca"

Un año más resultó imposible evitar que se celebrará el macrobotellón con el que los universitarios comienzan las vacaciones de Navidad

Durante toda la tarde de ayer la policía local trato de evitar que las consecuencias de la tradicional champanada fueran las mínimas en el parque de la Teja. Se trato de desalojar a primera hora de la tarde en torno a las cinco, pero los jóvenes se desplazaron a otras zonas de la ciudad, como el parque de las Llamas o la plaza Matemáticas.

Una jornada que se saldó con 116 denuncias por consumo de alcohol en la vía pública, otras 14 por desobediencia, 7 por faltas de respeto a los agentes, otras 28 denuncias por diversos motivos, 4 más por tenencia de drogas y 2 por tenencia de armas, concretamente navajas.

Los efectivos de la policía local lograban dispersar a los jóvenes que se iban pero sólo de manera temporal o incluso llegaban otros. No se pudo evitar la celebración de la champanada que se extendió hasta la una y media de la madrugada cuando una vez más la policía local disolvió a los participantes.

Una patrulla de más de doce personas del servicio de limpieza aguardaba que “acabara la fiesta” y pudo empezar a limpiar el parque de la Teja pasadas las dos de la madrugada y hasta las cuatro se desarrollaron esos trabajos. En las urbanizaciones próximas esta mañana se podían ver todavía las botellas rotas, los vasos de plástico o las vallas rotas. “Consecuencias de la fiesta ilegal”.

Los vecinos están hartos del macrobotellón que cada finales de diciembre coincidiendo con el inicio de las vacaciones de Navidad de los estudiantes universitarios se desarrolla en este parque. Ruido, basura, suciedad, orines, jóvenes defecando en el interior de las urbanizaciones o realizando actos sexuales.

Los vecinos de las urbanizaciones próximas al parque de la Teja no dejaron de llamar a la policía local durante toda la tarde y noche para denuncian el macrobotellón y piden que se acabe con esta tradición que incumple la normativa municipal.

“¿Que clase de hipocresía es decir que no se ponen urinarios en el parque de la Teja cuando llega champanada si luego se permite su celebración?”. Es la pregunta que se hace uno de los vecinos de la urbanización que se encuentra situada justo enfrente del Parque de la Teja de Santander.

Los vecinos sienten que “este día hay barra libre, todo está permitido”, a pesar de que la ordenanza municipal de Santander prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública. Este año según relata un vecino de la zona, Jose Luis Goñi la champanada empezó más tarde que nunca.

“Otros años a las dos de la tarde ya están aquí bebiendo pero ayer la policía local apareció sobre las cinco de la tarde”. Disolvió a los que provistos de bebidas alcohólicas y que hacía rato que participaban de la celebración”.

Los vecinos creyeron que la actuación policial supondría acabar con la champanada pero nada más lejos de la realidad. “Este año ha sido peor que nunca” asegura Jose Luis Goñi. “Otros años a las diez de la noche comenzaban a irse, esta vez estuvieron casi hasta las dos de la madrugada”.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?