Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 29 de Enero de 2020

Otras localidades

Una familia de cinco miembros se enfrenta al desahucio de su vivienda

La empresa propietaria del edificio va a reformarlo para obtener más rendimiento económico por lo que los actuales inquilinos tendrán que abandonarlo a medida que venzan los contratos

Edificio de la calle Bueno Monreal al que se refiere la información. /

Faiza Essebih y su marido Dahou Messioue, junto con sus tres hijos menores de edad, llevan viviendo en alquiler en un piso de la calle Bueno Monreal desde 2013, un piso que pronto tendrán que abandonar tras perder el juicio que les enfrentaba con la empresa propietaria del inmueble. Su contrato de cinco años vencía en 2018, y lo renovaron por un año más, con una cláusula que les obligaba a abandonarlo en mayo de 2019. Ellos argumentan que no eran conocedores de estar firmando esa cláusula, debido a su dificultad para entender cuestiones burocráticas en castellano: “ya está, cuando termina el contrato tenemos que abandonar la casa nos dijeron, pero nosotros esto no lo sabíamos” explica Faiza Essebih, mostrando el documento con la cláusula.

En el juicio, la defensa de la familia explicó que añadir un anexo al contrato que modifica tanto el objeto del contrato como el precio, una actualización por encima del IPC, es un abuso de derecho. Además, el abogado de la defensa señaló la facilidad de “meterles un gol” por su condición de extranjeros. La defensa presentó como prueba un informe del servicio de asuntos sociales que señalaba la situación de la familia, informe que la parte demandante impugnó y que la jueza finalmente aceptó.

La parte demandante, por su parte,presentó un recibo de gastos de basura que la familia no había abonado, recibo que la defensa explicó, no se le trasladó con la suficiente celeridad y señaló la mala fe al presentar esa prueba cuando todos los demás pagos estaban al corriente.

En el primer contrato, antes de firmar el anexo que les obliga a abandonar el domicilio, pagaban 300 euros. Con ocasión de la renovación del contrato, la empresa Zabaldi, propietaria del edificio, les subió el alquiler en 75 euros, un incremento del 25%, muy por encima de la actualización del IPC.

No hablamos de un piso cualquiera, una vivienda con humedades en el techo y paredes, fugas de agua, con el falso techo caído, sin aislamiento en las ventanas, con el suelo convado y con no más de 53 metros cuadrados. Ellos acudieron a los técnicos del Ayuntamiento, para que la inmobiliaria y propietaria del edificio se hiciera cargo de los desperfectos y los reparara, y efectivamente, el técnico municipal les dio la razón. La inmobiliaria se vio obligada a arreglar los desperfectos, días antes de que venciera el contrato.

“El 27 de enero tenemos que dejar la casa y no tenemos a dónde ir” lamenta Faiza, antes de enumerar las dificultades a las que se enfrenta a la hora de firmar un alquiler una familia de cinco miembros, extranjera y sin un trabajo estable. Desde el vencimiento del contrato ya han pasado siete meses, la familia ha seguido pagando el alquiler, aunque legalmente el contrato ya no esté vigente, y la empresa propietaria Zabaldi les ha llevado a juicio. A fecha 27 de enero se producirá el desahucio y estarán en la calle.

Según ha podido saber CADENA SER VITORIA el edificio propiedad de Zabaldi va a ser reformado para sacarle más rendimiento, por lo que lo que se esperara a que los contratos se vayan extinguiendo según vayan venciendo. En el primer piso de hecho ya han comenzado las reformas según documentos a los que hemos tenido acceso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?