Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 08 de Agosto de 2020

Otras localidades

Literatura

Agustín Espinosa, el genio canario del surrealismo vuelve a las librerías

Itineraria ha reeditado "Lancelot 28º-7º, la guía integral de una isla atlántica" gracias a Alba Cantón y Sergio Erro. También cobra vida de nuevo "Crimen", editado por Siruela, gracias al escritor Alexis Ravelo.

Una de las últimas fotografías que existen de Agustin Espinosa

Una de las últimas fotografías que existen de Agustin Espinosa / Eduardo Westerdahl

Agustín Espinosa convirtió la árida y remota Lanzarote de 1929 en un escenario mitológico. A la manera cervantina y con la isla como protagonista, el escritor tinerfeño traza un recorrido rompedor y poético por los detalles y lugares geográficos más particulares de la isla. Un libro plagado de símiles, juegos de palabras, castillos de cuento, dragones y laberintos de epopeya. Lo hizo en Lancelot 28º-7º, la guía integral de una isla atlántica. La recién nacida Itineraria, una pequeña editorial de literatura de viajes capitaneada por Alba Cantón y Sergio Erro en Lanzarote, acaba de reeditar esta obra clave del surrealismo en España.

"Lancelot 28º-7º, la guía integral de una isla atlántica", es una obra vanguardista. Se trata de la primera novela que escribió Agustín Espinosa y con la que inició su camino literario en la editorial madrileña ALFA (Ediciones de Arte, Literatura y Filosofías Actuales) y abrió camino al surrealismo en España. "La casualidad ha querido que coincida con que sea la primera novela que publica la editorial de literatura de viajes Itineraria, noventa años después, también en noviembre de 2019", explican los editores. "Hemos querido hacerle un homenaje a Lanzarote, que es donde nace nuestra editorial", explica Sergio Erro. La cuidada edición en un naranja eléctrico es muy contemporánea y acertada para una obra vanguardista como esta. Las ilustraciones fueron realizadas por el propio Espinosa, digitalizadas y restauradas a partir de la primera edición. Escucha la entrevista completa a Alba Cantón y Sergio Erro en Hoy por Hoy Lanzarote aquí:

El elogio de Agustín Espinosa a las Salinas de Janubio

"Nadie ha estado jamás, de noche, en las salinas de Janubio. Es muy peligrosa la aventura. Por eso no sé yo, exactamente, cómo son las salinas de Janubio, de noche. Pero nunca he creído que puedan mantener esa ordenación tan severa bajo las estrellas. Se desperezarán. Se arrugarán el vestido y el alma. Buscarán desesperadamene esas formas extraordinarias, irregulares, que no han estudiado aún los geómetras. Se desnudarán el vestido rectilíneo y se pondrá el traje de las curvas convexas y de las curvas cóncavas", puede leerse en la página 109 de la edición Lancelot 28º-7º, la guía integral de una isla atlántica editado por Itineraria.

Según explica Alexis Ravelo, la isla de Lanzarote que Espinosa describe no es la que habían visto los viejos autores del regionalismo y el modernismo, sino una isla que recrea inventando para ella una "mitología conductora". "Con humor, convocando imagenes inéditas, la mirada de Espinosa recorre la isla convirtiendo a los camellos que tiran de los arados en generales retirados que arrastran cansinamente sus sables de madera; a las palmeras con viento en molinos; al propio viento en un cazador de retórica y a Puerto de Naos en una pensión de veleros, una oficina de África, un sabañón endémico del Atlántico", explica Ravelo en el prólogo de Crimen, otra obra clave de Espinosa recientemente editada por Siruela.

Alexis Ravelo ha reeditado "Crimen", un clásico secreto de la literatura española del siglo XX

En "Crimen" editado por Siruela, valen casi lo mismo el texto de Espinosa como el interesante prólogo de Alexis Ravelo que contextualiza la obra con brillantez. El escritor canario recuerda que la publicación de Crimen hizo tanto ruido en Canarias como en Madrid. Su aparición en 1934 supuso un escándalo dos años antes de la depuración de su autor. Por entonces, es probable que los últimos ejemplares de Crimen estuvieran escondidos en un hotel tinerfeño a resguardo de la ignorancia de la dictadura. Los ataques provenían, sobre todo, de la prensa católica insular. Sin embargo, escritores de la talla de Azorín o Gómez de la Serna escribieron cartas a Espinosa felicitándole con efusividad.

Esto ocurrió en plena eclosión del surrealismo que hunde sus raíces sin duda en la obra de Agustín Espinosa en Canarias. No en vano, recuerda Alexis Ravelo, la Segunda Exposición Internacional del Surrealismo celebrada en Tenerife supuso entonces la primera ocasión en la que se mostraron en España obras de la Escuela de París. En el Ateneo se exhibieron setenta y seis obras de autores como Óscar Domínguez, Giacometti, Dora Maar, Picasso, Miró, Hans Arp, De Chirico, Max Ernst, Magritte, Tanguy o Man Ray, custodiadas por el mismísimo André Bretón. Ravelo recuerda en su prólogo una irónica anécdota, las obras e invitados hicieron la travesía hasta Canarias en el San Carlos, un barco frutero, y "uno se imagina aquellas obras, embaladas en cajas de madera, ocupando en una bodega el espacio que en el viaje de regreso a Francia albergaría cajas de plátanos", escribe Ravelo. De hecho, en la exposición de Tenerife se ofrecían las obras a precios ridículos. Por ejemplo, 600 pesetas costaba un relieve de Hans Arp y 1.500 se pedían por "La libre inclinación del deseo" de Dalí.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?