Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 29 de Enero de 2020

Otras localidades

Algo está cambiando

La Firma de Guillermo Granja

Buenos días oyentes de la CADENA SER.

De vez en cuando podemos leer noticias muy positivas para nuestra provincia, pero suelen pasar de puntillas por las cabeceras informativas. Hace unos días podíamos leer que ”uno de cada tres nuevos jóvenes agricultores es mujer”. Para mí, esta crónica incluye dos buenas razones para estar contentos.

La primera es que 882 jóvenes en nuestra comunidad se han incorporado al sector agrícola y ganadero en el último año. La agricultura y la ganadería son pilares importantes de la economía de Castilla y León, sin embargo, durante décadas han soportado el cierre de innumerables explotaciones. El revertir estos datos debe ser un objetivo prioritario, por eso valoro muy positivamente la línea de ayudas que, desde hace dos años, desarrolla la Consejería de Agricultura y Ganadería de Castilla y León.

La segunda es que, del total, 286 son mujeres. Este dato es, a mi entender, mucho más relevante aún. Habitualmente cuando pensamos en el sector primario lo tenemos englobado en el ámbito masculino, sin embargo, con estas ayudas, se ha conseguido que, en la última convocatoria un tercio de los jóvenes beneficiarios sean mujeres. Creo que debemos felicitar a la Consejería por favorecer el cambio de paradigma, ahora bien, no nos debemos de conformar y tenemos que lograr una igualdad efectiva entre sexos en la incorporación al mundo laboral en cualquier empleo.

Esta medida también es muy importante para que la España “vaciada”, de la que Castilla y León es el mejor ejemplo, pueda tener la oportunidad de sobrevivir. Se trata básicamente de tener oportunidades de desarrollo laboral en el ámbito rural. Además, el hecho de que sean los jóvenes los que optan a estas ayudas favorece que la población no disminuya e incluso que pueda aumentar, lo que hace más viable la oferta de servicios esenciales.

El éxito de esta medida se basa en que la ayuda media ha sido de 53.000 euros y puede alcanzar hasta los 70.000, lo que significa una base de partida importante para poner en marcha proyectos empresariales. Pienso que es la manera de que las subvenciones tengan un efecto positivo y no se conviertan en una propina sin ningún resultado.

Un ejemplo de esto último son las ayudas a la natalidad que ofrecen el Ayuntamiento de Palencia o la Diputación Provincial, son tan pingües y escasas que no tienen ninguna relevancia en el número de nacimientos. Creo que tienen que cambiar radicalmente en su diseño y aprender de otras administraciones para lograr que se incremente la natalidad en la provincia de una vez por todas.

Muchas gracias por su atención y que el 2020 que acabamos de estrenar venga lleno de buenas noticias para todos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?