Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

Enrique de Haro, 324 uvas verdes y entrenar compitiendo

El preparador físico de Unicaja Costa de Almería acaba de recibir otro Año Nuevo como ahorrador

Enrique de Haro en el teatro de sus sueños. /

Su primer año fue 1993, cuando firmó por el club blanquiverde, pero el que vio entrar ya iniciada su escritura de ‘renglones rectos’ en la historia de esta entidad fue 1994. Ya ha pasado ‘un trecho’, y según Enrique de Haro, el protagonista de todos y cada uno de los títulos ahorradores, “es mejor no hacer muchas cuentas de años -risas-, sino pensar en el día a día”. El maestro añade a eso que “ya luego, cuando toque que nos desvinculemos, miraremos con perspectiva de pasado”, pero no piensa dar tregua al presente y al futuro: “Ahora sólo cabe mirar al frente, siempre adelante, no hay otra”. Con su mismo carisma de siempre, con su misma capacidad de influencia en la plantilla para hacerla creer en si misma, el preparador físico está viviendo su temporada 27 en Unicaja Costa de Almería, y dentro de lo que cabe, es ‘seminueva’ la situación que se está viviendo por haberse recuperado el latido europeo de una entidad de prestigio internacional. Se ha comido siempre el turrón y lleva un total de 324 uvas verdes engullidas a ritmo de otras tantas campanadas. Sabe lo que dice.

Antes de nada, las cosas claras: “Para este año, y sabiendo que nosotros siempre hablamos por temporadas, esperamos que se consolide el trabajo que comenzamos en 2019 y las perspectivas depositadas en el grupo; siempre estamos predispuestos a ganar todos los partidos, a levantar todos los títulos, y este año 2020 no va a ser ni mucho menos diferente, así que esas son las pretensiones que tenemos”. No le ha extrañado nada que el equipo haya sacado adelante todo lo que se le ha puesto como misión en el primer tramo duro de competición, el del mes de diciembre, líder en la Superliga y superada ronda europea, “según lo previsto”. Sí, le encanta que los planes salgan bien, pero esta vez los tiene que hacer a corto plazo: “Teníamos puestas muchas ilusiones en la CEV Challenge Cup y hemos conseguido el objetivo de pasar, y es verdad que ahora cambiará, porque no es lo mismo cuando el equipo está en una competición, que en dos ni que en tres a la vez”.

Se refiere a la ilusión de revalidar el título de la Copa del Rey mientras que se sigue arriba en la Superliga y se intenta eliminar a Saaremaa en Europa: “Más que pensar en el largo plazo, estamos pensando en competir lo mejor posible, y somos muy conscientes de que el equipo se va a entrenar compitiendo, un matiz que clave que ahora se añade, el de tomar las competiciones como parte del entrenamiento; quizá antes se trabajase más a largo plazo, y es verdad que hay grandes objetivos a largo plazo, pero vamos a pensar el día a día, porque todos los partidos son importantes para nosotros”. Eso conlleva que todos los miembros de la plantilla sean llamados a pista, participativos en los encuentros: “Lo bueno y lo mano de estar en varias competiciones es que te van a obligar a eso, más que lo programes, la exigencia y el nivel de los partidos te hace sacar entrenamiento; igual que en los entrenamientos utilizas a los 12 o a los 10 o a los que tengas, cuando estás compitiendo a este nivel la necesidad, sin que lo planifiques, te obliga a utilizar a todos los jugadores”.

Más claro, imposible su expresión que resume los posibles 15 partidos en 2 meses exactos, ya iniciado el ciclo: “Desde el punto de vista teórico, puede parecer más dificultoso de programar, pero desde el punto de vista práctico creo que es la mejor de la situaciones; he vivido periodos de esa carga de competición en el club y en la Selección Española, y al final es lo que los jugadores quieren, porque se hace más llevadero”. Todo compensa: “Es vedad que están entre medias viajes y otro tipo de cuestiones, pero para mí ojalá ese fuera el problema, digámoslo entre comillas, ya que es lo mejor a lo que se puede aspirar, que se entrene mientras compites es lo mejor que le puede pasar a un club, nosotros estamos en esa disposición y no puede ser una excusa sino al revés, vamos a estar mejor en la liga, vamos a mejorar nivel a base de competir con equipos del nuestro o de mayor nivel que el nuestro”. Por lo tanto, “más que ciclos, la competición lo va a ir dictando, ahora la vista puesta en la Copa del Rey y la competición europea por medio, y si se pasa de ronda, a pensar en el siguiente rival, y si se pasa, vendrá un objetivo más amplio”.

En resumen, “la programación de Unicaja Costa de Almería la irán marcando todos los partidos en los que se esté inmerso, si bien está claro que al fondo se ve una hipotética final de la Superliga como el culmen de todos los grandes periodos que quedan esta temporada”. Por la competición doméstica se inició el año ya en curso, y se hizo con un rotundo triunfo frente a Melilla en un choque antes del que se hizo todo lo necesario para comenzar con buen pie: “Siempre es tópico, pero todos los partidos tienen su dificultad, y más cuando llevas tiempo sin competir puede costar un poco coger las sensaciones al principio, pero tenemos que seguir mirándonos a nosotros, respetar al rival y después esperar hacerlo lo mejor posible”. Se ha visto que hay una gran profesionalidad en este grupo de jugadores, respetuosos con el compromiso hacia los objetivos del club incluso en su periodo vacacional: “No ha dado mucho tiempo, por muchos polvorones que hayan comido, a verse afectados; otros equipos sí han tenido más vacaciones, pero nosotros era más mental”.

El encargado de que el bloque esté siempre físicamente en las mejores condiciones también le da importancia al aspecto anímico: “Nosotros hemos tenido dos cortos periodos, más para para liberar la cabeza, pero bueno, estamos tranquilos con la otra parte porque no ha habido ni ocasión de retrasar la preparación por salida de forma”. Así se ha visto en los estudios realizados como primer paso de cara a este año entrante, a través del Grupo de Investigación de la UAL ‘Sport Research Group’ en la Sala UAL Activa, muy bien valorados por Enrique de Haro por dos aspectos: “El práctico, ya que todos los resultados que obtenemos son de primer nivel, con los últimos avances que hay en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, pero de igual modo es importante que se abre otra puerta a la sociedad almeriense, volver a tener enlaces con una facultad que está creciendo, con un Grado de CCAFD que es de prestigio, con gente de Almería y profesorado almeriense utilizando su saber con un equipo de su ciudad… una simbiosis perfecta para que club y UAL crezcan”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?