Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 22 de Enero de 2020

Otras localidades

De 'narcopisos' a 'narcoburdeles'

Asociaciones vecinales denuncian que el cierre de los "narcopisos" por la presión policial ha derivado en la aparición de narcoburdeles donde se une la prostitución y el menudeo

Solo en el barrio de San Diego, en el entorno de Puente de Vallecas denuncian la existencia de un centenar de estos pisos en los que se explota a las mujeres

De los "narcopisos" hemos pasado a los "narcoburdeles". Esta es la denuncia de los vecinos que se rebelan contra una realidad que va a más en sus barrios, la prostitución. Un ejemplo, solo en San Diego, barrio del distrito madrileño de Vallecas, calculan que hay un centenar de pisos en los que se ejerce la prostitución, pero que en muchos casos esconden además el menudeo de la droga en la zona.

La presión policial empujada por los vecinos, llevó al cierre de muchos de estos narcopisos, centros de venta y consumo de drogas. Pero la explotación de las mujeres en pisos que alquilan de forma discreta en cualquier edificio, y donde la policía no tiene tan fácil entrar, les ha permitido unir sus dos principales vías de ingresos.

Las mafias de la droga "se han reinventado" denuncian Olga Domínguez y Pablo Chivato, portavoces de las asociaciones de Puente de Vallecas San Diego y Casco Viejo de Vallecas, que conocen bien e identifican con facilidad estos pisos.

La explotación de las mujeres se esconde detrás de las persianas de un primero, un cuarto o un tercer piso de cualquier bloque. Pero basta con pasear por la calle, como ocurre en otros muchos barrios de la capital, para leer, ver y saber lo que está pasando. Simplemente hay que mirar los parabrisas de los coches:"Jovencitas en tu barrio", "piso discreto", "casa de chicas en tu barrio".

"Utilizan a las mujeres como mulas para vender la droga porque ahora las mafias de la prostitución son las que mueven también el menudeo . "Aquí han unido la venta de la droga a la esclavitud de las mujeres". A medida que se iban cerrando los narcopisos abrían otros pisos, pero en esta ocasión valiéndose de ellas. "El sistema es muy sencillo, patada en la puerta o se les alquila un piso". "Queremos que entren en esos pisos, que vean quienes son los dueños, y los que las explotan".

Piden la implicación de todas las administraciones y reconocen el trabajo que ha hecho en los últimos años la Policía Nacional, no así el Ayuntamiento de Madrid y la Policía Municipal con quienes se muestran muy críticos. "El Ayuntamiento no hace nada, tampoco lo hizo Manuela Carmena y la Policía Municipal brilla por su ausencia".

El concejal de Distrito de Vallecas, Borja Fanjul, comparte las denuncia de los vecinos, menos lo que se refiere a la ausencia de la Policía Municipal. Asegura que en el distrito de Vallecas en el que viven alrededor de 300.000 personas, hay destinados más de 200 efectivos y que la patrulla por las zonas más sensibles forma parte de su trabajo diario porque la policía tiene que estar "pateándose las calles". Fanjul muestra la disposición del ayuntamiento a colaborar con la Delegación del Gobierno de la Comunidad de Madrid para acabar con esta situación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?