Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 26 de Febrero de 2020

Otras localidades

DIRECTO DIRECTO Rueda de prensa tras el primer encuentro de la mesa de diálogo
Inmigración

Agotadas y desorientadas, incapaces de saber a qué lugar han llegado

Así fue el viaje en patera a Lanzarote de dos madres con sus hijos de siete y cuatro años. En la embarcación se subieron también dos mujeres embarazadas que acabaron perdiendo a sus bebés.

Una de las madres embarazadas sufrió contracciones al llegar y tuvo que ser atendida en el hospital de Cruz Roja

Una de las madres embarazadas sufrió contracciones al llegar y tuvo que ser atendida en el hospital de Cruz Roja / Cadena SER

Una patera con 43 personas a bordo fue localizada el miércoles a pocas millas de Arrecife. En su interior viajaba una mujer embarazada que dio a luz en la patera. El recién nacido murió antes de llegar a la costa, con lo que su corta vida se desarrolló enteramente en el interior de la patera: el babé nació y murió en una patera. Además, una segunda mujer embarazada de siete meses sufrió contracciones al llegar a la costa y tuvo que ser atendida de urgencia en el hospital de campaña de Cruz Roja. Horas después se confirmó que esta mujer sufrió un aborto y perdió a su bebé. Dos madres perdieron a sus hijos recién nacidos en el largo viaje desde Tan-Tan hasta Lanzarote.

En la embarcación viajaban también otras dos madres con sus hijas de siete y cuatro años. Según la información a la que ha tenido acceso la SER, no eran capaces de ubicar en el mapa el lugar al que habían llegado. Agotadas y desorientadas, tampoco eran capaces de saber si era de día o de noche. Antes de subirse a la patera estuvieron varios días escondidas de la gendarmería marroquí casi sin comer ni beber, con lo que iniciaron el viaje ya exhaustas y deshidratadas. Además, ellas y sus hijos estuvieron varios días a la deriva al quedarse sin combustible la noche del cinco de enero.

Salieron de Senegal y Guinea Conakri, pero llevaban meses, -incluso cerca de un año-, preparando el viaje en Marruecos. Algunas mostraban señales de haber sido víctimas de violencia machista e incluso de haber ejercido la prostitución para sobrevivir. Un durísimo relato de supervivencia para salir de un país en el que no existen los Derechos Humanos en busca de un porvenir para sus hijos. En la patera viajaban también diecisiete niños acogidos ya en la red de hogares del Cabildo de Lanzarote y temporalmente, en la casa para mujeres víctimas de violencia de género ante el colapso del resto de instalaciones. Según la información a la que ha tenido acceso la SER, la Policía Nacional proporcionó un trato humano exquisito a estas mujeres y a sus hijos, dando a los pequeños incluso algún capricho que pedían por su condición de niños.

La mayoría de los migrantes llegados el miércoles a Lanzarote serán trasladados a Gran Canaria

Tan solo cuatro de los más de cuarenta migrantes que llegaron en la patera del miércoles a Lanzarote se quedarán en la isla de los volcanes, el resto serán trasladados a Gran Canaria y atendidos por dos oenegés. En cuanto a los que se quedan en Lanzarote, tres serán acogidos por la comunidad musulmana en Arrecife y un cuatro por la asociación de senegaleses de la isla, integrada en la Federación de Inmigrantes de Lanzarote. Los que se quedan en Lanzarote han llegado a mostrar su malestar al ser separados del resto del grupo y no poder viajar a Gran Canaria con ellos.

Una de las mujeres embarazadas atendida al llegar a la costa por los voluntarios de Cruz Roja / Cadena SER

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?