Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 20 de Febrero de 2020

Otras localidades

Industria

Solvay proyecta la construcción de una incineradora en su planta de Torrelavega

Según la información recabada por Ecologistas en Acción la incineradora quemaría 336.000 toneladas de residuos al año, más de lo que genera toda Cantabria

Imagen de la planta que la multinacional Solvay tiene en Barreda, Torrelavega.

Imagen de la planta que la multinacional Solvay tiene en Barreda, Torrelavega. / Getty Images

Solvay proyecta la construcción de una incineradora en su planta de Torrelavega.El proyecto, que está en fase de información pública, se plantea como "alternativa" al proceso de desacarbonización de la planta.

Un proyecto del que nadie, ni Solvay, ni el Gobierno de Cantabria habían informado, públicamente, a pesar de su repercusión social. Según la información recabada, la incineradora quemaría 336.000 toneladas de residuos al año, más de lo que genera toda Cantabria.

Solvay, es el mayor emisor de gases de efecto invernadero de toda Cantabria. Era evidente, por tanto, que la planta de Barreda tenía entre manos proceder a la puesta en marcha del Plan de Transición Energética para su descarbonización, pero, en ningún momento, ni la empresa ni el Gobierno habían comunicado que se fuera hacer, entre otras cosas, mediante esta instalación, que prevé incinerar 336.000 toneladas de residuos al año.

El proyecto no resulta desconocido para Ecologistas en Acción que lleva tiempo trabajando en un listado de alegaciones que está a punto de presentar.

Su portavoz, Bernardo García, lo primero que pone en valor es la "dimensión" del proyecto.

Para la organización ecologista, Solvay necesita "perentoriamente" realizar una transición energética puesto que es el "mayor" emisor de gases de efecto invernadero de toda Cantabria pero ha escogido una "mala alternativa" cuando existen "otras mucho menos problemáticas". Según Bernardo García "la alternativa elegida es inaceptable se vista como se vista y se llame como se llame".

Discrepa de esta perspectiva la empresa Solvay que, asegura, que el proceso es "plenamente transparente" y que llevan hablando de su transición energética desde hace "más de una año".

Según su responsable de comunicación, Luis Hervella, Solvay "no" va a quemar residuos, sino un combustible elaborado en otras plantas, en base a residuos. La caldera se ubicará en el punto donde están sus actuales calderas de carbón, a la misma distancia de los núcleos residenciales que están ahora y todos los estudios realizados apuntan a que su entrada en funcionamiento conllevaría una "mejora" de la calidad del aire.

Desde el Gobierno de Cantabria, primeras declaraciones sobre este proyecto en tramitación a preguntas de la prensa y porque llamativamente VOX lo ha dado a conocer este viernes en una comparecencia pública.

El consejero de Medio Ambiente Guillermo Blanco, ha negado "oscurantismo" en el proceso de descarbonización que está llevando a cabo la planta de Solvay y ha subrayado que el gobierno no permitirá nada que contravenga la salud o la ley"

Blanco ha explicado que la Consejería de Industria "inició" un expediente que se sometió a información pública "hace más de un año" y que ahora "habrá que hacer" una modificación de la Autorización Ambiental Integrada.

 

Denuncia de Vox

Vox ha denunciado que el Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE) y el Ayuntamiento de Polanco (PRC) no se hayan hecho "eco" público acerca de un proyecto de Solvay para construir dentro de sus instalaciones una incineradora de residuos de gran tamaño que, a su juicio, puede ser muy contaminante y "dañina" para la salud de las personas y los seres vivos, y cuya energía aprovecharía la empresa para su producción.

El portavoz de Vox en el Parlamento de Cantabria, Cristóbal Palacio, ha explicado que Solvay ha presentado un proyecto que, desde el mes pasado está en fase de información pública, para la construcción de esta incineradora que, en una primera fase, quemaría 330.000 toneladas al año de residuos y "se convertiría en la más grande del norte y la segunda del país".

Según Palacio, la construcción de esta incineradora, que contaría con un "gigantesco horno" y una chimenea de 40 metros, supone una inversión de 120 millones de euros, la cual sería asumida casi totalmente por la multinacional francesa Suez a cambio de hacerse cargo del negocio del tratamiento de los residuos y de la venta del excedente de energía.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?