Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 09 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA La última hora del COVID-19, minuto a minuto
Carnaval de Tenerife

Trabachones quiere ser la revelación

"No tenemos presión, pero nos encanta que mucha gente tenga la expectativa de ver con qué queremos sorprender", apunta Yone Expósito

El director de la novel Trabachones, secuela de Los Trabas.

El director de la novel Trabachones, secuela de Los Trabas. / Cadena SER

Nieto e hijo de murguero, Yone Expósito encara su primera gran experiencia como director de una adulta: Trabachones. El nombre del grupo lo dice todo. Pertenecen a la misma asociación que parió Los Trabas, que tantas veces se quedaron a las puertas de acceder al 'top 8'. Un anhelo que buscará el debutante plantel que dirige Expósito, con Yudo Lorenzo en la dirección de voces y una formación repleta de entusiasmo. El nacimiento de la murga podría suponer una bocanada de aire fresco para un concurso que necesita de grupos como éste.

Su abuelo lo fue todo en Lenguas y Lengüines. Así que podríamos decir que de casta le viene al galgo...

Sí, el primero de la saga fue mi abuelo; después mi padre y ahora me toca a mí. Aunque el último año de Lenguas y Lengünes fue el 85 y yo no coincidira en el tiempo nunca con ellos, pues soy del 86. Pero sí me crie entre trofeos, instrumentos, trozos de disfraces y muchos recuerdos que sonaban a murga.

Y este año cumple 20 Carnavales en concurso.

Pues sí. Yo empiezo en Rebeldes en las infantiles tocando percusión en 2000, así que sí cumplo 20. Estuve también en Chinchosos, en alguna del Norte... La primera letra que escribo fue para Las Trastocadas el año que se fundaron. Y ya a partir de ahí seguí haciéndolo porque me gusta.

¿Trabachones es su gran desafío?

Creo que es el más personal, es el que me ha hecho dar el paso de ser más visible. En la faceta de letrista no estaba tan expuesto porque escribes y ya está. He estado siempre en la sombra pero ahora doy un paso al frente para tener un proyecto un poco más mío. Es diferente a escribir para que lo canten otros; ahora yo mismo expresaré las ideas que hemos compuesto.

¿Cómo nace este proyecto?

Como ya sabes, la base son los componentes que se quedan sin salir de Los Trabas en 2019. A partir de ahí toma consistencia el proyecto, se conforma una directiva y me proponen hacerme con la dirección del grupo. Al principio me costó un poco, pero asumí el reto con ilusión. También hay gente de Jocikudos, gente que llevaba tiempo sin salir en murgas... Se ha formado un grupo bueno.

¿Cuánto de Trabas hay en Trabachones?

Mucho. Quisimos darle un giro pero sin perder siquiera en el nombre de dónde venían muchos componentes, dónde ensayamos, etcétera. De hecho, la asociación sigue la misma que hace 23 años.

¿Más difícil escribir para adultos o para niños?

No sé si es por la exigencia del concurso infantil, pero pienso que es más complicado encontrar algo que sorprenda y que cuadre para un grupo de niños, tal y como se ha puesto la cosa. En las adultas el abanico de temas es más amplio.

¿Ya ha notado que se espera mucho de Trabachones?

Pero aquí no hay presión ninguna. Yo intento abstraerme de los comentarios de los demás, sobre todo de los elogios que son lo que te pueden desestabilizar. Esto no dejan de ser murgas. Sí es verdad que nos estamos pegando un curro bueno. Y me parece genial que la gente tenga esa expectativa de querer ver con qué vamos a intentar gustar y sorprender.

¿A qué murga le gustaría parecerse?

No sabría decirte. Hoy en día, las murgas somos mezclas de estilos. Todas tenemos un poco de otras.

¿Cómo definiría el estilo trabachón?

No creo que deba establecerse un símil con lo que hemos hecho en Castorcitos. Pero la palabra que más cuadra es 'contundencia'. Vamos a ser directos, al grano... y sin escalas. Es con lo que nosotros estamos a gusto cantando.

¿Una garantía tener a Judo Lorenzo a cargo de las voces?

Absolutamente. De la parte musical se está ocupando Judo, que ya demostró cosas en Ni Pa Tanto, Tiralengüines, Chaladas... Estamos contentísimos. Hizo un trabajo magnifico en 2019 y para nosotros no ha sido un descubrimiento por su labor, sino por su calidad humana. Viene de Icod a ensayar y siempre esta predispuesto a todo. Es una joya.

Le hago la misma pregunta que a los demás, ¿qué cambiaría del concurso?

No cambiaría nada pero todos nos quejamos de todo. Siempre oigo reivindicaciones de querer variar jurados, bases... pero todos vamos, todos nos ilusionamos y siempre llenamos. No soy partidario de las revoluciones. Por ejemplo, con la final a pie no estoy de acuerdo. Yo nunca me compraría una entrada para ver un espectáculo así durante seis o siete horas. Pero bueno... probemos y a ver qué pasa.

Hábleme del concurso de los niños.

Pues que posiblemente lo ideal serían dos fases en viernes y sábado, pero hay muchas murgas como para aglutinarlas en solo dos días y no es cuestión de acabar tarde. ¿Entradas gratis? Los padres hacen mucho esfeurzo como para que luego les cobren, pero la discusión está todos los años. ¿Que si se puede arreglar? Entiendo que sí, así que la pelota está en el tejado de la Comisión.

Inevitable preguntarle por Castorcitos, ganadora en 2016, 2017 y 2019. ¿Aspiran a marcar época en el concurso de infantiles como pudieron hacerlo antes Los Chinchositos (1993, 95, 97 y 98), Mamelones (1982, 84, 85, 86, 88 y 89) o Triqui Traquitos (2000, 2001, 2004 y 2009) con muchos premios en poco tiempo?

Los Castorcitos es mi gasolina y me renueva la ilusión todos los años. Porque son niños, muchos nuevos, y a ellos les maravilla ir a un concurso y cantar en el Recinto. Les tenemos inculcado que la competición es sana; que no se va a ganar, se va a aprender. Lo fundamental es divertirse y es una pena que nos hayamos olvidado de eso en el mundo del Carnaval. La intención nuestra, del equipo de trabajo, es seguir haciendo las cosas bien.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?