Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

Real Sociedad

Goleada en una segunda parte perfecta

La Real Sociedad gana al Mallorca (3-0) en el Reale Arena con goles de Iska, Barrenetxea y Portu después de un segundo acto espectacular. Los donostiarras suman 34 puntos y siguen en puestos europeos

Portu trata de robar un balón a Valjent

Portu trata de robar un balón a Valjent / Javier Etxezarreta (EFE)

Un huracán llamado Real Sociedad pasó por Anoeta para aniquilar literalmente al Mallorca y sumar tres puntos de oro en su lucha por pelear por los puestos europeos. Hasta el descanso, el combate había sido nulo, con las fuerzas igualadas entre ambos conjuntos; pero nada más volver de los vestuarios los donostiarras se pusieron en modo letal y machacaron a un Mallorca que se descompuso de forma incomprensible, que tiró por la borda su buen trabajo de contención de la primera parte y que de esta manera continúa con su mala dinámica a domicilio, donde no sabe todavía lo que es ganar en toda la temporada. Y algo tendrá que cambiar porque sin sumar fuera de casa es más complicado quedarte en Primera. Isak sigue reivindicándose mientras llega el desenlace del ‘caso Willian José’, Barrenetxea sigue luciendo todo el futuro que atesora su tremenda calidad, y Portu recuperaba impulso con una actuación plena de garra y fe. La Real cortaba la hemorragia de las últimas jornadas con dos derrotas consecutivas y mantiene intacta su candidatura europea. Son ya 17 jornadas seguidas en puestos de Europa. No se había desinflado, solo estaba cogiendo aire.

El guión inicial era el esperado, con la Real Sociedad teniendo el balón y tratando de controlar el juego, y el Mallorca bien replegado y buscándole las cosquillas con transiciones rápidas. Con las intenciones de ambos claras, la sensación era que los bermellones estaban más cómodos que los txuri-urdin sobre el terreno de juego. Porque estaba muy bien situado, cerrando bien los pases interiores de los finos centrocampistas de la Real, a los que les costaba horrores superar líneas de presión del Mallorca. Sin embargo, los de Vicente Moreno, sin tanta posesión, eran capaces de generar incertidumbre sobre la portería de Remiro, especialmente con Lumor Agbenyenu cada vez que se sumaba al ataque. Un disparo desde fuera del área del ghanés y un remate de Budimir obligaron a intervenir con acierto al portero realista. Mientras, a los Ødegaard, Merino... y compañía les faltaba la finura de mejores tardes para encontrar ese último pase de gol. Y por insistencia no era. Porque los realistas lo intentaron todo el rato. Pero el Mallorca estaba muy bien colocado. Solo Isak, que cada vez que coge la moto tiembla Anoeta, fue capaz de encontrar el camino del gol, con un gran control con el pecho, pero Manolo Reina apareció con un gato para frustrar la gloria al hombre llamado a hacer olvidar a Willian José. El 0-0 era obligado al descanso, por poco fútbol y porque los porteros estuvieron fantásticos en sus escasas intervenciones.

Pero todo cambió en la segunda parte. De forma radical. Y nada más salir de vestuarios. Primera jugada tras la reanudación de la Real, combinación de tiralíneas por dentro para acabar en la banda para Aihen Muñoz pusiera un bombón al Segundo palo y Portu lo convirtiera en un regalo a Isak. El sueco no perdonaba y volvía a aprovechar su oportunidad en medio del terremoto generado por Willian José. Dos partidos sin el brasileño, pendiente todavía de su marcha al Tortenham, y dos goles de Isak. Suele decirse aquello de ‘a Rey muerto, rey puesto’, ¿no? Pues el sueco hizo un Partidazo, con un acción impresionante sobre la línea de fondo y ya tiene hasta un cántico de la grada ‘Aitor Zabaleta’. Lo tiene todo para meterse en el bolsillo a los aficionados de la Real. Ese gol cambió totalmente el escenario del partido, porque a partir de ahí el Mallorca se derrumbó totalmente, saliéndose del guión que tenía establecido y que en la primera parte le había permitido competir más que dignamente. Con el Mallorca hundiéndose cada vez más según pasaban los minutos, la Real pisó el acelerador, Imanol sacó al césped al joven Barrenetxea y en el primer balón que tocaba, hacia el 2-0 que ya aniquilaba las escasas esperanzas del equipo bermellón. Portu hizo el 3-0 en medio de una fiesta de la Real, que ya campaba a sus anchas por el terreno de juego, siendo tan superior al Mallorca que el resultado pudo ser mucho más abultado, pero faltó un poco de puntería en los atacantes realistas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?