Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 01 de Abril de 2020

Otras localidades

Violencia machista

Tres años y medio de cárcel por amenazar con un cuchillos jamonero a su pareja y tres hijos

El condenado no podrá acercarse a La Guardia, localidad en la que tuvieron lugar los hechos, durante 21 años

Cartel contra la violencia machista.

Cartel contra la violencia machista. / EUROPA PRESS - Archivo (Europa Press)

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Jaén ha condenado a tres años y medio de cárcel a un vecino de La Guardia de 41 años después de que amenazara de muerte con un cuchillo jamonero a su pareja y a sus tres hijos menores de edad que tuvieron que encerrarse en una habitación para evitar ser alcanzados. Además, tampoco podrá "entrar, permanecer o residir" en esta localidad en durante 21 años y medio ni acercarse a la víctima y a sus tres menores durante 54 meses.

El fallo, con el que el acusado se ha mostrado conforme, se debe a que se consideran probados cuatro delitos de amenazas y un delito de maltrato. La sentencia se completa con una multa de 280 euros y el establecimiento de un apulsera telemática para poder comprobar el cumplimiento de la pena de alejamiento. La defensa pidió la suspensión de la condena algo que rechazó el Ministerio Fiscal por "la peligrosidad detectada y el riesgo inminente de cometer nuevos actos contra las víctimas".

Los hechos

Todo ocurrió el 19 de enero de 2019 cuando la mujer, según indica Europa Press, la denunciante recriminó al condenado que se hubiera hecho pis en la cama lo que inició una discusión en la que el agresor dio varios golpes a su esposa. A continuación, y con el cuchillo en la mano aseguro que "iba a matarlos a todos, manteníendose en esa actitud durante al menos una hora".

La violencia continuó puesto que, al encerrarse la mujer con sus hijos en una habitación de la vivienda, el hombre descolgó el marco de la puerta mientras que uno de los niños lo grababa todo con el móvil, algo que ha sido clave para ver lo que ocurrió en el interior de la casa. Poco después, cuando el condenado salió a la calle a comprar cerveza, la Guardia Civil lo desarmó pero intentó refugiarse en la casa para evitar ser detenido algo que no pudo porque uno de los hijos impidió su entrada en el domicilio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?