Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 29 de Febrero de 2020

Otras localidades

Granada Ciudad del Rock

Un músico exquisito para un público exigente

El Palacio de Congresos acogió un inolvidable recital del cantautor

Drexler, con Miguel Ríos

Drexler, con Miguel Ríos / Sergio Berbel

Ante una oscuridad casi absoluta, como metáfora del silencio que preside como idea central la gira de Jorge Drexler, unos arpegios suaves en la sala García Lorca de un abarrotado Palacio de Congresos precedieron la muy oscura, casi imperceptible, salida al escenario del cantautor recogiendo los primeros de las decenas de ovaciones que atesoró a lo largo de la noche.

Tan creador de monólogos entre tema y tema como músico, su primera disertación versó sobre el silencio creado entre una música que procede de "una boca lejana que lleva y trae el viento" como un "Eco".

Ante un escenario minimalista y prácticamente sin iluminación alguna, expresó el privilegio de tocar en una tierra de músicos y poetas y ante un llenazo que no recordaba Drexler en otras visitas anteriores a Granada. Traía "en los bolsillos nada más que tiempo" para regalar a su público, que rompía el sepulcral silencio chasqueando lo dedos o con palmas en determinados momentos.

El escenario cambia para "pasar del salón al dormitorio" buscando aún más intimidad y traer una "música de las mareas" con ecos argentinos. Sonó justo después "Salvapantallas", que había tocado la semana anterior en Londres con su hijo. Es el momento de una aparición épica sobre el escenario, la del genial Miguel Ríos para cantar a dúo "Tu voyeur", al que sucede como acompañante de Drexler un péndulo de Newton, que va bajando en volumen pero nunca en ritmo, como metáfora perfecta de la gira silente de Drexler. Es el momento de "Todo se transforma", "Dame una noche de asilo" y el esperado estreno de una canción dedicada a Enrique Morente titulada "Cuando cantaba Morente".

Después vinieron sendos homenajes a su maestro Joaquín Sabina interpretando "Pongamos que hablo de Martínez" y con "Sea" a Mercedes Sosa.

A la hora de los bises, nos recordó que "no tenemos pertenencias, sino equipaje" y terminó jugando con el silencio en el tema con el que se despedía un músico exquisito para un público exigente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?