Viernes, 14 de Agosto de 2020

Otras localidades

Actualidad deportiva

Jaime Paredes explica su lucha contra la depresión

El lateral izquierdo blanquirrojo: "Pensé en dejarlo, no sabía qué me pasaba, no entendía nada... Pero pedí ayuda y ya estoy mucho mejor"

la Unión Deportiva Logroñés continúa preparando el partido del domingo a las cinco de la tarde. La última hora en lo deportivo es que salvo Zabaco y Iago, el resto de la plantilla trabaja a gran intensidad. Se nota, tras la victoria en León, que la plantilla está convencida en el trabajo, y tiene muchas ganas de que llegue el partido del domingo. En lo social, que continúan las taquillas abiertas para que los abonados puedan adquirir tres entradas al precio de cinco euros cada una de ellas para llevar al estadio a tres acompañantes. Se trata de que el domingo, Las Gaunas sea una olla a presión, y demuestra que quiere ayudar al equipo a lograr el objetivo del primer puesto. Atentos, porque esta promoción finaliza mañana a las ocho de la tarde.

Y en lo anímico, el equipo está mejor que nunca. Está convencido de que puede hacer algo grande después de lo realizado el pasado domingo en León. Pero esta mañana hemos sido testigos directos de que una plantilla de fútbol no es un espacio homogéneo, como a veces podemos pensar. Sí que es un lugar cerrado, nada sale de ese vestuario, lo sabéis, pero luego cada integrante de una plantilla es único y diferente. Trabajar por el bien del colectivo, pero luego vuelven a casa y la vida sigue. Y si juegas a buen seguro serás feliz y estarás satisfecho, contento, feliz, sonriente... Si no juegas, la cosa se complica. Porque entrenas para jugar, porque curras para ser protagonista. Pero no siempre se consigue. O un compañero está en un mejor momento, o llegan las lesiones y cortan buenos momentos personales... y esos problemas deportivos, si no se saben gestionar, pueden afectar en lo anímico, y provocar situaciones como la que está superando Jaime Paredes.

Lleva cinco años vistiendo la camiseta de la Unión Deportiva Logroñés. Ha sido siempre un fijo en los onces, pero el 2019 fue un año horrible para él por culpa de las lesiones. Un problema en el tobillo, cuatro meses fuera. Una lesión muscular, cinco semanas fuera. Arranca la temporada, y siguen los problemas físicos que le acaban por dejar muy mermado con un cólico. Ahí todo cambió. Paredes dejó de sonreír. No se le veía en los entrenamientos, tampoco en el gimnasio. Iba y volvía, pero no hablaba, no sonreía. No era Jaime Paredes.

Y esta mañana hemos conocido los motivos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?