Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 28 de Mayo de 2020

Otras localidades

Gas radón

¿Qué está haciendo Cantabria para reducir las muertes por Radón?

La región con el grupo de investigación referente a nivel internacional de este gas cancerígeno no cuenta con un Plan Regional de Radón

El radón es la mayor fuente de radiactividad natural. Su origen está en la desintegración de otros dos productos naturales, el radio y el uranio, presentes en los suelos y en materiales de construcción.

Se trata es un elemento verdaderamente trascendente para la salud de las personas ya que es un factor de riesgo del cáncer broncopulmonar, en altas dosis duplica el riesgo de padecer cáncer de pulmón en no fumadores.

Este gas no es un problema en el medio natural ya que se diluye rápidamente, por lo que no representa un riesgo para la salud, sin embargo, emana hasta la superficie y penetra en espacios como el interior de las viviendas, especialmente en casas unifamiliares y bajos o en lugares de trabajo situados en zonas subterráneas.

Cuando en 1990 la Comisión Europea publicó su Recomendación 90/143 EURATOM, relativa a la protección de la población frente a los peligros de la exposición al radón en el interior de edificios, muchos países se pusieron a trabajar para proteger a sus ciudadanos de este grave riesgo.

Así, hay países con políticas muy desarrolladas frente al gas radón. El Reino Unido e Irlanda son los modelos más avanzados en cuanto a legislación y acciones desarrolladas tanto a nivel de información al público como de actuaciones y reglamentación. Reino Unido hace años que puso en marcha un Plan Nacional de Radón. El Ministerio de Sanidad, ofrece, con un coste de unos 30€, los servicios de medición a los ciudadanos que ciudadanos disponen de un mapa interactivo donde pueden consultar los niveles de radón de su zona.

En Irlanda la situación es muy parecida a la del Reino Unido dentro de la Estrategia Nacional de Control del Radón. Francia también tiene desde 2004 su propia reglamentación para la protección de edificios abiertos al público y en Italia se comenzó a trabajar en los años 80 y 90 y cada región ha desarrollado su propio plan de mediciones y su mapa para informar al público.

Sin embargo, España, a día de hoy, no cuenta todavía con un Plan Nacional de Radón. Eso sí, algunas comunidades autónomas como Galicia o Castilla León llevan tiempo trabajando en esta cuestión, elaborando mapas que describen donde se concentran los niveles más altos y trabajando a través de planes regionales, sin embargo en Cantabria no existe a día de hoy un Plan Regional de Radón. Y eso que la Comunidad Autónoma cuenta con el único Centro en España acreditado por la Entidad Nacional de Acreditación para la medición de radón en aire y su exhalación en suelo.

Lo realiza el Laboratorio de Radioactividad de la Universidad de Cantabria, dirigido por el catedrático de Radiología y Medicina Física, Luis Santiago Quindós. Los investigadores adscritos al Grupo Radón del Laboratorio LARUC de la Universidad de Cantabria constituyen un grupo de referencia a nivel nacional e internacional en la investigación sobre el gas radón.

Quindós ha pasado por el programa Hoy por hoy Cantabria y nos ha explicado las cuestiones más relevantes del peligro que supone una alta concentración de gas radón, lo importante que es tener claro donde se encuentra en altas dosis y como lograr que no sea un problema para la salud

Este grupo de investigación de la Universidad de Cantabria que lleva cuarenta años trabajando en estas cuestiones, han participado en el estudio impulsado desde el Consejo de Seguridad Nuclear para analizar viviendas de todo el país y medir el nivel de radón existente y contribuir, así, a determinar en dónde existe una mayor concentración de este gas radiactivo presente en la naturaleza.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la inhalación continuada de radón puede producir serios daños en el sistema respiratorio. De hecho, este organismo internacional es el que ha alertado de que, según sus estimaciones, el radón es causante de entre un 3 y un 14% de las muertes por cáncer de pulmón en el mundo.

Quindós explica que si la región contara con un Plan Regional podría confeccionarse un mapa más exacto de Radón en Cantabria, ya que su equipo de investigadores financian sus actuaciones con fondos europeos que “llegan solo hasta donde pueden llegan”.

Por el programa ha pasado también Pedro Cobo, secretario de Salud Laboral e Institucional de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT, que ha recordado que en abril del año pasado denunció ante la Comisión Europea que España no había transpuesto la directiva comunitaria.

A raíz de esta denuncia Bruselas abrió expediente sancionador a nuestro país y a otros miembros de la UE, iniciando un proceso que se puede demorar un año más. El sindicalista define como "triste" que un estado tenga que ser sancionado por no adoptar una norma "tan importante" como la directiva 2013/59/EURATOM para proteger contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes, entre ellas este gas.

Dictada en 2014 con un plazo de transposición de cuatro años, que venció por tanto hace dos, la norma obliga a elaborar un Plan Nacional de Radón que establezca, entre otras cosas, la medición de este gas en los puestos de trabajo, para evaluar la exposición y poder adoptar medidas preventivas.

Además desde el año 2001 se obliga a las empresas que realicen una actividad con riesgo de exposición a este gas u otros ionizantes a darse de alta en un registro especial, la Central de Actividades Laborales con Exposición a la Radiación Natural. Y hasta la fecha únicamente hay 92 empresas o centros de toda España inscritos, 13 13 de ellas en Cantabria, y que en su gran mayoría son cuevas prehistóricas y balnearios, pero por ejemplo solo hay una industria.

Cobo ha puntualizado que hasta ahora solo ha habido una transposición parcial de la directiva comunitaria sobre gases ionizantes, la incluida en el Código Técnico de Edificación, que entró en vigor el pasado 27 de diciembre con su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

En la misma se incluyen las mediciones realizadas sobre el radón con "niveles nada despreciables" en cincuenta municipios cántabros "que deben tener un estudio y un seguimiento".

Cobo ha comparado los efectos del radón -relacionado con 2.000 muertes al año en España según la OMS- con los 1.098 accidentes mortales de tráfico registrados en 2019 en nuestro país.

Sin embargo, todavía existe una gran desinformación sobre el radón, la normativa que se debe cumplir y el riesgo real que supone para las personas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?