Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 20 de Febrero de 2020

Otras localidades

Tribunales

Una compañía japonesa pagará 9,7 millones de euros a Gestamp

El litigio nace en 2015 después de que el Grupo PSA contratara a la firma de Dueñas para 13 gamas del Citroën E3

Instalaciones de Gestamp en Dueñas (Palencia)

Instalaciones de Gestamp en Dueñas (Palencia) / Cadena ser

La Audiencia de Palencia ha ratificado una sentencia dictada por juzgado de primera instancia número 4, que estimó parcialmente la demanda interpuesta por la empresa Gestamp Palencia contra Fuji Technica Miyazu (FTM), por lo que la compañía japonesa fue condenada a satisfacer un total de 9.709.976,79 euros más los intereses legales, a la firma con sede en Dueñas, por incumplir un contrato de trabajo suscrito el 8 de noviembre de 2011, según información que publica Diario Palentino y que firma Alberto Abascal.

El fallo desestimó asimismo la demanda interpuesta por FTM contra Gestamp Palencia y absolvió a esta última de las pretensiones de la firma japonesa, que le reclamaba más de 13 millones de euros en concepto de daños y perjuicios. Los tribunales de Palencia tuvieron que dilucidar dos demandas cruzadas entre ambas compañías los daños y perjuicios que le ocasionó la rescisión del contrato que tenía con ella. La compañía japonesa demandó a Gestamp como subcontrata por los retrasos en la fabricación de troqueles para piezas para vehículos que le había encargado a la empresa palentina el Grupo PSA (formada por Peugeot, Citroën y Opel). Por su parte, FTM consideraba «unilateral e injustificada» esa rescisión de contrato y reclamaba a su vez a Gestamp Palencia más de 13 millones de euros en concepto de daños y perjuicios por la pérdida de relación con el Grupo PSA, que no ha vuelto a contratar los servicios de FTM desde hace siete año, según la información de Diario Palentino. 

El litigio se remonta a 2015 después de que el Grupo PSA contratara a Gestamp Palencia para 13 gamas del modelo Citroën E3 y cómo Gestamp, a su vez, subcontrató a Fuji Technica Miyazu (FTM) para hacer diseños de troqueles. En el año 2012, Gestamp Palencia decidió que FTM no estaba cumpliendo con su encargo y rescindió el contrato, lo que motivó a su vez una demanda cruzada contra Gestamp por supuesto incumplimiento de contrato.La Audiencia Provincial, en la sentencia a la que ha tenido acceso Diario Palentino y que puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo, establece que Gestamp SA «era el primer y mayor interesado en cumplir con lo estipulado aún con sobrecostes, y, por otro lado, concurría riesgo inminente de que el fabricante (PSA) resolviera a Gestamp sus contratos, pues PSA ya estaba considerando a la empresa palentina en situación de riesgo de incumplimiento, dado sus imperativos e ineludibles compromisos en la culminación del proyecto y del proceso de implantación del modelo E-3».

Resolver el contrato y buscar nuevos mecanismos para hacer los troqueles que faltaban era la consecuencia directa de la falta de implementación por parte de FMT de las especificaciones solicitadas y del propio contenido del contrato y sus actualizaciones o recargrade que es Ley entre las partes. Se dice que el retraso sería responsabilidad de FMT y «no podemos alargar el calendario». En consecuencia si verificado el calendario, había troqueles sin el correspondiente OK por los defectos detectados, el plazo había pasado y no era posible alargar el calendario, «parece fundada la resolución contractual y no parece ni dubitativa arbitraria, ni injustificada».«Procede, pues, entender como fundado y justificado el criterio y posición de Gestamp SA para limitar el avance sobre diseños. En esta línea argumental, el cuaderno de cargas es claro en el sentido de que no se podía mandar modelos a la fundición «sin el permiso de Gestamp».

Y es que todo el núcleo del contrato se basaba en el avance mediante la superación de tapas o hitos y que eran: diseño final; el OK a modelo de polietileno; OK a modelo en metal; creación de troqueles y paso definitivo a fabricación. Es decir, no se podía, ni se debía, de avanzar en ningún modelo sin el permiso (OK) de Gestamp; de tal manera, que si el proveedor avanzaba era bajo su responsabilidad». «La validación es elemento esencial del contrato y si se avanza sin validación ello implicaba no cumplir, ni respetar lo pactado; pues si un avance se hace sin consenso y sin verificación y viabilidad, ello suponía actuar bajo la responsabilidad exclusiva del proveedor», añade la resolución.La sentencia, en definitiva, se constata que el 22-23 de octubre de 2012, y por lo tanto 1 o 2 días antes de la resolución, no estaban todos los OK a los patrones de troqueles y que había varios modelos con deficiencias; por lo que no había sido cumplido el contrato, ni en plazo, ni en la entrega completa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?