Martes, 02 de Marzo de 2021

Otras localidades

CONSEJO DE MINISTROS CONSEJO DE MINISTROS Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros
Pilar García

'Nadie puede decidir por mi'

Tiene que ser una decisión muy difícil y angustiosa tener que ayudar a un familiar que te pide irse, por no poder soportar el dolor, por ahorrarse tantísimo sufrimiento

Tiene que ser una decisión muy difícil y angustiosa tener que ayudar a un familiar que te pide irse, por no poder soportar el dolor, por ahorrarse tantísimo sufrimiento, tiene que ser algo sumamente contradictorio cuando se mezclan el cariño y el amor hacia una persona y tener que dejarla ir, dejarla descansar, evitarle más sufrimiento innecesario cuando no hay otra opción.

Es mucho más fácil decidir por nosotros mismos, si queremos permanecer como vegetales sedados, si queremos seguir padeciendo una enfermedad incurable, si queremos estar enchufados a máquinas viendo a nuestros familiares a ratos cuando aflojan los sedantes... es duro, pero es mucho más fácil tomar esa decisión por una misma.

Lo que no es justo, es que algunas personas en nombre de su dios particular, quieran que nadie tenga el derecho a morir dignamente, obligados a vivir con dolores interminables, a tener que seguir medicados durmiendo eternamente para no padecer los efectos de esas enfermedades crueles que nos mantienen vivos pero sin vida, no, no es justo que alguien por mi decida qué hacer con mi cuerpo...

Por eso una Ley de Eutanasia no obliga a nadie, si no quieres por tus creencias a pesar de que esa egoísta decisión haga que otra persona que quiere irse y descansar, tenga que depender de la voluntad de un familiar y no de la suya propia.

Esta Ley permitirá que quien libremente decida no padecer, no seguir años luchando por cansancio, porque no merece la pena vivir así, tras la aprobación de profesionales que certifiquen que no hay cura y solo queda esperar, entonces, se acorte ese tiempo de espera largo y angustioso.

Decir adiós con todo el cariño a quien quieres para siempre porque así lo has decidido, es mucho más valiente que continuar con el suplicio obligado... liberar de la tortura es una cuestión de empatía, humanidad o de caridad despojada de egoísmo, lo mismo que nadie te obliga a abortar, a divorciarte o a casarte con una pareja del mismo sexo, la eutanasia no te obliga a morir, pero nadie puede obligarte a vivir sin dignidad.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?