Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 06 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO Sigue minuto a minuto la última hora sobre la crisis del COVID-19
La Recompensa

Cuando algo (o todo) sale mal

En este capítulo de La Recompensa, José Juan Luque y Aristóteles Moreno nos confiesan algunas de las peores experiencias que han vivido en sus excursiones por la montaña y en bicicleta

En este nuevo capítulo de La Recompensa hemos querido saber si nuestros colaboradores, el montañero Aristóteles Moreno y el cicloturista José Juan Luque, han sentido miedo alguna vez durante alguna de sus excursiones.

Helados a  200 metros de la cumbre

"Después de 25 años en la montaña, una vez viví un episodio en el que me sentí como un papel en el océano", reconoce Aristóteles Moreno. El veterano montañero nos cuenta como subiendo al pico de Gor, en la Sierra de Baza, en 2012, a él y a sus compañeros del club "Llega como puedas" les sorprendió una ciclogénesis explosiva. "Estábamos a menos de 200 metros para llegar a la cumbre cuando, de repente, se levantó un huracán de viento helado tan potente que nos tiró al suelo. No podíamos ver ni oír nada. No sabíamos dónde estaban los demás. Y la temperatura cayó tan rápido que se nos congelaron las gafas y los guantes. El pánico cundió durante unos quince minutos que duró aquello. Yo pasé miedo".

Una hipotermia por una foto

José Juan Luque coincide con Aristóteles en lo peligroso que llegar a resultar el frio en la montaña. "Yo sufrí una hipotermia una vez por pararme a hacer una estúpida foto", nos cuenta Luque. Fue en el Puerto de Honduras, en la zona del Jerte. "Me paré, me quité los guantes para hacer la foto y me enfrié. Y cuando me puse a bajar el puerto, sin pedalear, no había forma de entrar en calor" explica José Juan. "Es una sensación superangustiosa que hace que te replantees si merece la pena", reconoce nuestro cicloturista.

Miedo

Sin embargo, y a pesar de esa mala experiencia, José Juan Luque confiesa que "nunca he pasado miedo, la verdad". "He pasado situaciones complicadas, he tenido alguna caída, pero miedo, miedo, no he sentido" Y añade, entre risas: "Soy como un adolescente ajeno a los riesgos que puedo sufrir".

Aristóteles Moreno, por su parte, reconoce que lo vivido aquel día en la Sierra de Baza "fue una experiencia que nos marcó a todos". "Porque en la montaña tienes que ser arrojado, pero también prudente. Y ese día, no debimos haber intentado coronar", explica Aristóteles, que recuerda que pudieron salir airosos de aquella situación tan comprometida gracias a la ayuda que se prestaron unos a otros. "Los montañeros somos muy solidarios".

 



Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?