Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 01 de Junio de 2020

Otras localidades

Delitos contra sentimientos religiosos

Suspendido el juicio por la marcha feminista que procesionó una vagina

Concentración en apoyo a la acusada a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Málaga

Concentración en apoyo a la acusada a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Málaga / Álex Zea (Europa Press)

Suspendido el juicio por la marcha feminista que procesionó en 2013 una vagina a modo de Virgen por el centro de Málaga acompañada de la escenografía propia de la Semana Santa.

La única acusada, la mujer que encabezaba la marcha, se enfrenta a pena de multa y 12 meses de cárcel solicitada por la Fiscalía y la Asociación de Abogados Católicos respectivamente que la acusan de delitos contra los sentimientos religiosos y provocación a la discriminación y el odio.

La vista se ha suspendido por la ausencia de un agente policial que identificó a la acusada durante los hechos.

En un trono similar a los de Semana Santa, portaban una vagina de dos metros, adornada con flores y un manto que recorrió durante dos horas el centro de Málaga, acompañada de personas ataviadas con túnicas, capirotes, vestidas de mantilla y portando velas.

Aseguran las acusaciones que se hizo mofa de los símbolos y dogmas más sagrados para los católicos cambiando de forma ofensiva las letras de El Credo o el Ave María.

Antes de la vista, en la ciudad de la justicia coincidía una concentración feminista de apoyo a la acusada.

Por su parte Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación de Abogados Católicos que ejerce la acusación mantiene que: "No es necesario defender los derechos de la mujer atacando los de las mujeres católicas... estamos aquí para defender nuestra libertad religiosa y pedir que se cumpla la ley y se aplique lo que, a todas luces, es un delito con total intencionalidad, hay un cúmulo de ataques, es una burla tan tenaz, un escarnio tan tenaz que, sin ninguna duda, hay intencionalidad".

Amanda Romero, la abogada de la procesada, insiste entretanto que el único fallo posible es el absolutorio porque se trata, asegura, de una manifestación en el ejercicio de la libertad de expresión: "Nosotros pedimos la absolución, entendemos que no puede terminar con otra cosa que una sentencia absolutoria, más allá de la consideración que pueda tener para distintas personas una acción provocativa, incluso, ordinaria, para otros tiene que ser objeto de protección porque se ejerce en el marco de la libertad de expresión que debe ser protegido en su máxima extensión".

El juicio ha vuelto a ser señalado para el próximo 14 de octubre.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?