Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 04 de Abril de 2020

Otras localidades

"Radio denuncias 2"

Jesús del Río denuncia por las ondas la dejadez del consistorio en varias situaciones a las que aún no se le han puesto solución

 Buen día. En la anterior primavera, uno de estos comentarios ‘con acento arandino’ lo dedique a las ‘Radio-Denuncias’ de hechos y situaciones anómalas que la gestión de las administraciones -principalmente la local- no ha atendido (o desatiende), y que es perjudicial para los intereses de Aranda y los arandinos. Es como las ‘foto-denuncias’ pero a micrófono abierto en una visita guiada por diversos lugares de nuestra Villa. Y, con la mente abierta, les invito a acompañarme hasta el puente medieval de Las Tenerías de donde parte el sendero urbano a orillas del Bañuelos en dirección a la Bodega de ‘Las Caballerizas’ y el Arco Pajarito. Allí, a primera vista se aprecia que -en los árboles de ribera- no se hace un mantenimiento; pues algunos de ellos, o ramas gruesas, están caídas en el lecho fluvial y en ambas orillas. Y, además, están dañadas las vallas de madera que se incluyeron en el proyecto de la Junta de Castilla y León llevado a cabo en vísperas de Las Edades del Hombre (2014). De los postes de madera faltan bastantes o han sido rotos por los vándalos; otro tanto ocurre en la escalera que sube/baja a la pasarela desde el entorno de Sta. María- San Juan. La sensación que da es la del abandono del mantenimiento y vigilancia del lugar por parte municipal..

Avanzando por la pasarela, se pasa a la subida por el lateral del Colegio Simón de Colonia, ante el cual se encuentra el aparcamiento del Padre Janariz, que se allanó también para Las Edades en terrenos del antiguo cementerio y que ha sido muy usado por los vehículos; su situación actual es lamentable, de baches y charcos cuando llueve: un barrizal sin paliativos.

Eso nos da pie para hablar de la circulación; y, dentro de ella, del notable deterioro que existe –en general- de las señales de tráfico pintadas en las calles y plazas, que se encuentran, a veces, casi borradas. Principalmente, es preocupante en los pasos de cebra y demás señales horizontales principales, porque suponen un peligro latente para los peatones y los automovilistas.

Y, hablando del riesgo de los peatones: en los diversos medios, es habitual el oír opiniones y críticas sobre el ancestral abandono municipal de mantenimiento y renovación que –en líneas generales- se advierte en las aceras de las vías arandinas, y de todos los barrios. En unos casos porque son antiguas; con losetas que faltan, están melladas, levantadas o rotas, que no son repuestas por el Ayuntamiento a pesar de las denuncias ciudadanas y de las asociaciones de vecinos. Mal. Pero peor, si son de reurbanizaciones recientes; como en la Avda. de Castilla, lado de las Dominicas en adelante; o en la parte de enfrente, desde la Pza. de la Hispanidad hasta la Av. de Luis Mateos, en donde frecuentemente se mueven las losetas (‘se menean cuando paso’, como dice la canción popular). ¿Es que los técnicos no vigilan cuando se hacen las obras municipales, y –si surgen problemas después- no se obliga al que lo ha hecho mal, a rehacerlo pronto y en las mejores condiciones?

El muy deficiente estado de las aceras, o los huecos en los bordes del adoquinado, no es un asunto baladí, y es causa –muchas veces- de que haya gente que resulte perjudicada, incluso físicamente. Como es el caso que ocurre si las personas tropiezan en una de esas trampas y caen al suelo, dándose golpes que les causan heridas o contusiones. Algunas de ellas no trascienden; se atiende a los afectados en las dependencias sanitarias o en sus casas…, y a reponerse (más pronto o más tarde). Pero en otros sucesos, los perjudicados –en su mayoría, personas mayores-, por sí mismos, o ayudados por familiares o amigos, acuden al ayuntamiento a reclamar que se les indemnice por los daños y perjuicios sufridos, y causados por los inconvenientes callejeros, fruto de la desidia municipal. La impresión recogida a nivel de comentarios de calle, es de que hay muy poca sensibilidad por parte del Consistorio arandino –que tiene sus abogados y sus seguros- hacia los perjudicados y los sufrimientos padecidos por los mismos; y que se usa y abusa de la desestimación administrativa de las reclamaciones de los ciudadanos. También que, para sustanciarse en algo favorable a sus intereses, se les obliga a acudir a los Juzgados –con las dificultades y gastos que conlleva-, lo cual hace que muchos desistan. No es de recibo esta política municipal, contraria a la solidaridad, comprensión yjusticia, ante hechos como estos sucedidos.

Para terminar, y en cuanto a alguno de los asuntos que reivindiqué en abril 2019: sigue la rejilla/parrilla chuletera en el roto del 5º tramo de la Barandilla del Puente Mayor, sin arreglar. No ha habido novedad en el vergonzoso mallazo que quiere hacer de tapia del terreno inmediato al Puente de la Ctra., en las Tenerías. Tampoco -‘nada de nada’- en cuanto a los solares ocupados por el Ayuntamiento en La Cadena, y no comprados o permutados a los propietarios. Y siguen faltando bastantes árboles en los alcorques de distintas calles de nuestra Villa; o se reponen, o se tapan los agujeros, por ser muy peligrosos para los peatones. Son algunos apuntes de cómo nuestros munícipes –que presumen de trabajar a destajo y bien- hacen caso omiso a las exigencias de los ciudadanos. Otro día, más reclamaciones; porque… ¡Yo, Radio-Denuncio…!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?