Jueves, 06 de Agosto de 2020

Otras localidades

POSTDATA

Coronavirus fallero

 

Vaya por delante que no me gustan las Fallas. Soy de esas personas que las sufren porque no tienen más remedio que trabajar en la temida semana fallera. Pero esto no significa que vaya a pedir que suspendan las Fallas por el coronavirus.

Primero, porque no soy ninguna experta sanitaria. Desconozco si hay que suspender la Ofrenda o las mascletàs porque propician las aglomeraciones de gente. Y segundo, porque no dudo de la consigna de las autoridades de que no es necesario semejante medida en esta fase de expansión del virus. Prohibir las Fallas tendría un importante impacto económico pero, sobre todo, generaría una psicosis social seguramente infundada a estas alturas. Y esto agudizaría el colapso de los hospitales, por ejemplo.

Ahora bien, hay algo que no se entiende. Parece incoherente decretar la celebración de partidos a puerta cerrada… mientras las mascletàs ya están juntando a miles de personas cada día en una plaza. Parece incoherente pedir que no vayan a la manifestación feminista del 8 de marzo quienes tengan síntomas… y que nadie diga nada sobre las Fallas. Ni un llamamiento a la población de riesgo a evitar los actos falleros masivos. Da la sensación de que se ha querido correr un velo de silencio sobre las Fallas.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?