Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 04 de Abril de 2020

Otras localidades

Liga Santander

Meritorio empate ante un Champions como el Valencia (1-1)

Parejo marcó un gol sensacional en la primera parte gracias a una falta directa y, luego en la segunda, Edgar empató el partido. Joselu tuvo el 2-1 en el 89

Los compañeros felicitan a Edgar tras el gol.

Los compañeros felicitan a Edgar tras el gol. / LFP

Alavés y Valencia protagonizaron un partido que había estado en entredicho por el dichoso coronavirus. Al final se jugó sin condiciones restrictivas -salvo que los protagonistas del conjunto levantino no comparecieron- pero con mucho frio y lluvia. A las 9 de la noche, cuando el balón se puso en juego, había sólo 4 grados. Y bajando...

Pero para poco cálido, el inicio del compromiso con dos equipos tanteándose y muy pocas ocasiones en ambas porterías. A Pacheco y Cillessen se les podría haber cobrado la entrada perfectamente. Sin embargo, las bandas del Valencia empezaron a tener profundidad y, gracias a Florenzi y, sobre todo, Cheryshev, los de Celades empezaron a aproximarse con peligro al área local. En el Alavés, detalles de calidad de Rioja, Edgar, Camarasa, Joselu y Lucas pero muy poco más. Algún pase con buena intención de este último pero sin poner en aprietos al guardameta del Valencia.

Poca conducción en la medular y sin profundidad por las bandas. Wass, Florenzi, Gayá y Cheryshev ganaban, por lo general, la partida a sus pares. Pero llegó el fallo de Edgar y Parejo no perdonó. El de Coslada quitó las telarañas de la escuadra de Pacheco y colocó el 0-1 en el tanteador. La falta del tinerfeño sobró porque derribó a destiempo a Soler cuando este ya había disparado demasiado cruzado. Dejar semejante ocasión en la frontal del área a un futbolista de la calidad de Parejo no tiene nombre. Es medio gol.

En la segunda mitad, el Valencia fue reculando pero tratando siempre de hacer daño a la contra. Una volea de Florenzi en el 58 estuvo a punto de coger portería y conseguir el 0-2. El Alavés también tuvo las suyas y, claro, siempre andaban Lucas y Joselu de por medio cuando llegaba el peligro albiazul a la meta de Cillessen (en el 89 malograron una muy clara). Pero fue Edgar, para congraciarse con su error de la primera parte, el que hizo el empate con un gran remate.

El susto lo dio Gonçalo Guedes en el 75 con un golpe en la boca que le dejó grogui en la medular. Las camillas tardaron en entrar y la gente se lo recriminó. El futbolista se marchó del campo por su propio pie con una gran ovación de por medio. Al final regresó al partido con la boca y la dentadura dañadas. También con algo de sangre porque se había mordido a sí mismo.

Hablando del coronavirus, empleados del club limpiaron los pomos de las puertas de los baños, hubo geles de manos para asearse las mismas en las barras de los bares oficiales y unos pocos miembros de seguridad quitaron a algunas radios y televisiones las espumas de los micrófonos para evitar la propagación de gérmenes en los mismos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?