Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 09 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA Pleno en el Congreso sobre la prórroga del estado de alarma
Coronavirus

La 'nueva' vida de Julia, Jesús, Marta, José Javier y Sofía: el coronavirus transforma su día a día

Los miles de estudiantes de las universidades charras, institutos y colegios varían su jornada habitual ante el estado de alarma actual

Campus Unamuno de Salamanca.

Campus Unamuno de Salamanca. / Maps

Los despertadores de nuestros protagonistas ya no suenan a las siete de la mañana para tener que comenzar cada día a prepararse para salir a la calle e ir camino de la facultad a afrontar una nueva jornada de estudio. Ahora, aunque las clases siguen de manera virtual, se dan un poco de tregua en el amanecer. Las 24 horas del día, casi, se han igualado unas con otras.

Y es que la vida ha cambiado, de eso no hay duda. Nos ha cambiado. Quien escribe este reportaje lo hace desde su nuevo estudio radiofónico: ya no hay aislamiento acústico, ahora hay una cama, un armario cargado de camisas y algún recuerdo, y por la ventana de la habitación... la tranquilidad. El constante piar de los pájaros. Muchas terrazas vacías. Y un eterno silencio. Y con esa sensación rara, extraña, nueva, misteriosa, también están los cinco jóvenes de los que hablaremos en las próximas líneas.

Todos ellos pertenecen al sistema educativo de España. Con distintas atribuciones, pero inmersos en sus estudios y oposiciones. Julia, Jesús, Sofía, José Javier y Marta ahora no se ven, solo se intuyen por whatsapp, si acaso a través del frío vídeo de Skype. Sus cenas habituales de los miércoles a las 20:00 horas de la tarde también se han cancelado, como el resto de reuniones sociales de los 47 millones de españoles. Siempre quedará esa aplicación móvil para jugar a algún juego histórico: el Trivial, el Hundir la Flota, el Parchís; siempre queda mirar por la ventana, distraídamente, por si aparece algún animalillo inspirador que entretenga para seguir descontando los días de cuarentena; y claro, el balcón. El balcón con el que socializar cada día a las ocho, con los aplausos que son legión a sanitarios, policías, cajeras, y todos los profesionales que estos días mantienen vivo a un país tocado.

El caso de Sofía, que ultima sus estudios del grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos, también tiene a sus prácticas de la carrera como protagonistas. El teletrabajo era una opción para continuar adelante con ellas, puesto que además la Universidad de Salamanca sí planteó esa posibilidad para todo aquel que las estuviera desempeñando en una empresa que fuera capaz de adaptarse al nuevo estado de alarma; sin embargo, la sociedad prefirió suspenderlas.

Con sus últimas asignaturas de la carrera en marcha, su sensación es la de 'rareza'. Explica la joven que 'a mí me gusta ir a clase, al aula, y ver a los profesores. Esto de que lo hagamos por vídeoconferencia y no haya preguntas ni nada... no sé, no me convence'. Como ella, miles de estudiantes se preguntan qué pasará con sus prácticas una vez finalice la crisis actual.

Un par de años mayor, ya fuera de las aulas de la USAL (pero no de las habitaciones de academias especializadas en oposiciones) está Jesús, otro de los protagonistas con quien ha charlado la Cadena SER. Camino de sus 26 años, la incertidumbre es absoluta: tenía previsto, a finales de junio, desplazarse a Burgos para examinarse de las oposiciones a profesor de Historia. Su día a día no ha variado demasiado en lo que a preparación y estudio se refiere, ahora alejado de la capital. Mañana y tarde de 'empollar' en su casa familiar.

No obstante, admite que 'lo que me preocupa, claro, es si va a haber o no oposiciones, o si las van a alargar, o suspender, o qué'. Lo cierto es que en torno a este asunto... no se sabe nada. Conforme avance la situación, la Junta de Castilla y León se tendrá que pronunciar. Por si acaso, Jesús seguirá repasando la historia del mundo... y seguro que, ahora, no pierde detalle de cuándo se produjeron otras 'pestes' en España y en Europa.

En otra etapa está Julia, zamorana que estudia en la USAL. Su máster de profesorado terminó sobre la bocina las clases presenciales la semana previa al estado de alarma en España. Sin embargo, las prácticas sí se han visto canceladas. 'Claro, obviamente ahora no se pueden hacer prácticas en institutos; ahora están cerrados. Nos han facilitado un curso que no sustituye a las prácticas para que lo hagamos estos días, pero la desinformación es bastante grande porque ni ellos mismos saben lo que va a pasar. No sabemos cómo vamos a recuperar las prácticas, no sabemos nada'.

'Destaco la incertidumbre estos días, y qué va a pasar con nuestro máster en caso de que no se reanude el curso. ¿Tendremos título?'. Los interrogantes son todos. Mientras, y sin conocer qué situación se iba a dar, Julia se marchó a su casa en Zamora, con su familia... y allí está pasando la cuarentena, bien acompañada al menos.

Para Marta, estudiante del grado de Educación Primaria semipresencial en la UPSA, la nueva situación no ha variado demasiado. Con reclusión desde hace días en casa para evitar el contagio del coronavirus, las sesiones virtuales no han cambiado respecto a lo que ya venía desarrollando. El trabajo continúa con absoluta normalidad salvo, claro, ver cara a cara (de vez en cuando) a sus compañeros: 'la plataforma, eso sí, va mucho más lenta y se cuelga cada media hora. Es difícil conectarse y esto hace el seguimiento mucho más lento'.

No obstante, Marta tira de una frase muy manida estos días por todos los españoles: 'lo único que toca ahora es tener paciencia'.

Y cerramos este repaso por distintas etapas de la educación con el caso de José Javier. Curtido ya, con la experiencia que supone estar desarrollando un doctorado de Química en la USAL, el joven nos ha querido explicar a través de su voz cuál es la situación. Indispensable para él es manejarse en un laboratorio... aunque ahora le sea imposible, con la morriña que eso despierta.

Son cinco ejemplos con los que hemos querido ilustrar el día a día de miles de jóvenes que ven su futuro con incertidumbre. Sin prácticas, sin trámites, sin cursos, sin información suficiente... pero con un pensamiento claro. 'Saldremos de esta'.

Y ese día, la fiesta que organizarán, será sonada. Al fin y al cabo, esto es España.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?