Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 04 de Abril de 2020

Otras localidades

Cáritas Diocesana

Cáritas Cuenca garantiza la atención a personas vulnerables ante el estado de alarma

Mantienen los recursos asistenciales, pero cierran la formación y Ropacor

Cáritas ha adaptado el Servicio de Comidas a los mayores de la ciudad de Cuenca para prevenir situaciones de riesgo.

Cáritas ha adaptado el Servicio de Comidas a los mayores de la ciudad de Cuenca para prevenir situaciones de riesgo. / Cáritas Cuenca

Cáritas Diocesana de Cuenca, en su objetivo de atender a las personas más vulnerables y velando por su cuidado y atención más necesaria ante la alarma declarada por el Covid-19, ha adoptado una serie de medidas con el objetivo de garantizar su atención.

Según informan desde esta organización católica, se mantienen abiertos los tres Centros Residenciales Diocesanos de atención a personas en situación de exclusión, adaptando su día a día a las medidas de prevención establecidas por el Gobierno para minimizar los riesgos para la salud.

También continúa en funcionamiento al 100% de ocupación el Centro de Atención de Urgencia (CAU) para personas en situación de sin hogar de la ciudad de Cuenca. Al ser este un recurso de titularidad municipal, la coordinación con esta administración local es permanente para garantizar la atención adecuada de las personas sin hogar, informan desde Cáritas.

En cuanto a la atención de personas mayores, Cáritas ha adaptado el Proyecto de Servicio de Comidas a los mayores de la ciudad de Cuenca, para prevenir situaciones de riesgo, y en la Residencia de Mayores “La Cerca” de Huete, se está en contacto permanente para con la administración autonómica para el seguimiento de los residentes y adopción de las medidas pertinentes.

Siguiendo con el cumplimiento de las medidas sanitarias, esta organización ha procedido al cierre temporal de todos los proyectos de formación e inserción sociolaboral, así como toda actividad de formación y sensibilización con voluntariado. El personal de Cáritas continúa el acompañamiento a los participantes por vía telefónica.

También informan de que se ha cerrado la tienda de ropa de segunda mano Ropacor y de Comercio Justo. “Se ruega a las personas interesadas en hacer donativos de ropa que esperen a la finalización de esta situación excepcional”, explican. En este sentido, también se ha recomendado la paralización de la recogida de ropa en las Cáritas Parroquiales de barrios y pueblos de la Diócesis.

En coordinación con Cáritas Diocesana de Cuenca, las Cáritas Parroquiales y Arciprestales de barrios y pueblos, cuyos servicios y proyectos de acompañamiento a personas y familias en exclusión son realizados exclusivamente por voluntarios, están ampliando medios de seguimiento como la atención telefónica para reducir al máximo el contacto presencial. Se están tomando las medidas más adecuadas en cada caso para seguir garantizando atenciones como el reparto de alimentos y otras necesidades sobrevenidas a las familias y personas más vulnerables. Para garantizar las atenciones a los casos más urgentes, estos están siendo tratados con los técnicos de Cáritas Diocesana.

La disposición y coordinación de Cáritas con las diferentes administraciones públicas para la atención de las personas más vulnerables es permanente, indican. Cualquier persona que lo requiera, puede ponerse en contacto con Cáritas a través del teléfono 969 24 06 29 o del correo electrónico comunicacion.cdcuenca@caritas.es, o bien a través de los números de teléfono facilitados por las Cáritas Parroquiales en cada barrio y pueblo.

Por último, desde Cáritas Cuenca quieren agradecer y reconocer la generosidad de las propias personas participantes, voluntariado, párrocos, agentes contratados, socios y donantes, sociedad civil conquense, y medios de comunicación ante esta grave situación que pone a las personas excluidas más al final todavía de la cola de derechos.

Cáritas hace extensibles las recientes palabras del Papa Francisco, en las que invita “a orar por las personas que sufren la actual epidemia de coronavirus y a todos los que los cuidan. Y nos anima a vivir este difícil momento con la fuerza de la fe, la certeza de la esperanza y el fervor de la caridad, pidiendo que el tiempo de Cuaresma nos ayude a todos a dar un sentido evangélico también a este tiempo de prueba y dolor”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?