Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 06 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO Sigue minuto a minuto la última hora sobre la crisis del COVID-19
coronadiario

Un fallecido, un mundo

Marta Cantero escribe una nueva página

Coronadiario

Coronadiario / Getty Images

Martes 24 de marzo. Décimo día de confinamiento. Este día nació en Canarias el primer bebé de una embarazada con coronavirus. Desconocemos si será el último. La noticia se coló cuando comenzaba la tarde en alguna de las ventanas del ordenador, abiertas como una sucesión de ojos a través de los cuales observar que nos depara el coronavirus hoy. No sabemos su nombre, porque la confidencialidad de la paciente se impone. Solo sabemos que tenía ocho meses de embarazo y que el estado de la madre, grave y entubada, llevó a los médicos del Materno-Insular de Gran Canaria a decidirse: nació por cesárea. El bebé está bien. Una vida que comienza al tiempo que otras se van. Quizá la de su propia madre.

Ya entrada la noche se difundieron los fríos datos: cien enfermos más en las Islas que el día anterior. Un total de 657 residentes canarios se toparon de frente con el virus en cualquier rincón de su actividad profesional, familiar o social. En España son ya 39.676. El repaso rápido a las cifras fija en la retina una foto: más de 39.000 no viven en Canarias. Saco el cálculo: representamos “solo” el 1,6% del total de casos registrados en el país. La costumbre entre quienes nos hemos habituado a convertir los datos en noticias es ir al siguiente indicador. Los fallecidos son 2.696, 21 de ellos en el Archipiélago. Vuelvo a sacar el porcentaje: el 0,7%.

Nada más aparecer la última cifra en la calculadora, me vienen a la cabeza una sucesión de imágenes sobre la epidemia: la morgue improvisada en el Palacio de Hielo de Madrid, donde los muertos esperan en lista para su cremación o localización de su lugar de reposo definitivo. También en los cementerios abarrotados de Italia. Y no sé por qué, sin venir a cuento, se me cuela sin querer la imagen de una fake news: peces, cisnes y delfines en los canales de Venecia.

Y es que el coronavirus es un mal sueño, en el que se entremezclan las sensaciones de realidad e irrealidad. Y el hiperrealismo estadístico nos lleva a contar los fallecidos como si fueran parados, ninis, menores no acompañados o turistas. Olvidando que cada fallecido es un mundo. Una persona que reía, lloraba, amaba o penaba hace nada. De la que no rescatamos ni su nombre ni su vida, como hacemos por ejemplo con las víctimas de un accidente de avión. En uno de ellos, por acabar el diario informativo de hoy con una nota de esperanza, llegaron ayer al aeropuerto de Los Rodeos 80 cajas de guantes, 14 de batas, 65 con equipos de protección individual (EPI) y 20 de mascarillas (124.000 unidades). Una nueva remesa de material sanitario para seguir en la lucha contra el COVID-19.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?