Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

El espacio "Una llamada de compañía" nos acerca a Catalina, una mujer onubense de 93 años

Vive sola y pasa el confinamiento recluída en casa. Cada día una de sus hijas le lleva la comida. Dice que lo primero que hará cuando pase todo esto será sentarse en el parque, que está al lado de su casa, e ir a su pueblo de Encinasola

Personas mayores

Personas mayores / cadena ser

Catalina es una mujer onubense de 93 años. El confinamiento para evitar la propagación del coronavirus la mantiene recluída en casa. No sale ni para comprar lo más básico. Una de sus hijas es la que "cada día le lleva la comida". El resto de la jornada lo pasa entre la salita y el balcón. Los dos espacios del hogar que más la distraen porque, nos cuenta, "tiene muy buenas vistas de toda Huelva".

En la charla que hemos mantenido nos relata con cariño que "fue la abuela de las Colombinas el pasado verano y que guarda bonitos recuerdos de aquellas fiestas". Hoy ya se siente más cansada, las manos no le responden igual y la vista tampoco. Nos cuenta que "cada tarde sale a aplaudir, junto a sus vecinos, por todos los que están ayudando en esta crisis sanitaria". Dice que "los días son eternos y que la soledad no deseada es agobiante". "Su mayor alegría son las llamadas de teléfono de sus hijas, de las amigas y de las vecinas".

Catalina, a sus 93 años, tiene una vitalidad admirable. Nos ha contado que "lo primero que hará cuando pueda volver a salir será sentarse en un parque cercano a su casa y regresar a su pueblo de Encinasola (Huelva)". Como buena "marocha" nos ha hablado con mucho cariño de sus pueblo. Y concluye la conversación agradeciendo a la Cadena SER por haberla llamado. Termina diciendonos que "ojalá le demos muchos ratitos de charla como éste porque le rompe la monotomía y el aburrimiento de la soledad".

.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?