Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Solana de Rioalmar, ejemplo de cómo esta crisis llega a todos los rincones

Vecinos de este municipio se han visto afectados por el coronavirus y se recuperan en sus casas

Una persona mayor en la puerta de su casa en la pequeña localidad abulense de Solana del Rioalmar

Una persona mayor en la puerta de su casa en la pequeña localidad abulense de Solana del Rioalmar / RAÚL SANCHIDRIÁN (EFE)

La España vaciada tampoco es ajena a la pandemia del coronavirus que está afectando con gran crudeza a algunos de sus pueblos, habitados en su mayoría por personas de avanzada edad que son, precisamente, las más afectadas por un virus que aprovecha el más mínimo resquicio para llegar a todos los rincones.

Un ejemplo es la pequeña localidad abulense de Solana de Rioalmar (165 habitantes), que ha visto morir en dos días a dos hermanos de 88 y 90 años, mientras una parte de su población se ha visto afectada y trata de superar la enfermedad recluida en sus casas.

"Es muy triste que esto pase en un pueblo tan pequeño", lamenta el alcalde, Juan José Martín, que en estos días cuida, junto a su mujer, de su suegro, de 98 años, al mismo tiempo que trata de responder a las necesidades de esta pequeña localidad situada en la frontera entre la Sierra de Ávila y La Moraña.

Una localidad en la que la mayoría de la gente es mayor y "necesita atención", apunta a Efe un regidor que se muestra por teléfono afectado por una situación que comenzó a detectar el pasado 9 de marzo tras regresar de un viaje.

Según relata, cuando llegó a Solana, se extrañó de que hubiese "tanto catarro" entre los vecinos, de ahí que emitiera un bando en el que advertía de la necesidad de adoptar medidas higiénicas ante la posibilidad de que se tratara del COVID-19.

Días antes de que el Gobierno decidiera declarar el Estado de Alarma, Martín pidió a la gente que no saliera a al calle y clausuró los parques para los niños con el objetivo de "evitar males mayores".

Aunque no sabía si se trataba del coronavirus, el alcalde explica que todo hacía pensar que así era y se confirmó apenas dos días después con el fallecimiento en su casa de un hombre de 90 años, que estaba siendo atendido por un médico y una enfermera, y dos días más tarde de su hermano, de 88, tras ser ingresado en el Hospital "Nuestra Señora de Sonsoles", de la capital abulense.

Juan José Martín recuerda con mucha pena el entierro de ambos, con una mínima presencia familiar, dadas las circunstancias, y mientras su hermana, también con más de 80 años, trata de superar ambas pérdidas recluida en su casa y con síntomas del COVID-19.

Y además, la persona que le prestaba atención domiciliaria también comenzó a tener síntomas y dejó de acudir, si bien los vecinos del pueblo se han preocupado por su estado y le han ayudado como han podido en este complicado trance.

Entre medias de ambos fallecimientos, otra mujer natural de Solana del Rioalmar que vivía en Madrid también fue enterrada en circunstancias similares en el pueblo, cumpliendo su voluntad de descansar junto a sus padres.

Mientras tanto, la población mantiene la entereza y cumple a rajatabla las recomendaciones de no salir a la calle, salvo en el caso de los agricultores y ganaderos, que salen lo justo para atender al campo y al ganado en esta compleja situación.

Teniendo en cuenta el aislamiento domiciliario, sobre todo de aquellos que tienen síntomas, Juan José Martín se interesa a diario por teléfono del estado de sus vecinos y de sus posibles necesidades, a pesar de que el supermercado cerró cuando se detectaron los primeros síntomas. Su propietario, no obstante, hace llegar a cada familia las necesidades en cada momento, al igual que el panadero de la zona.

Pese a las noticias de los últimos días, la residencia de mayores de Solana, que cuenta con 27 residentes y una quincena de trabajadores, no ha detectado, hasta el momento, ningún positivo y funciona con normalidad.

Una normalidad que no es tal de puertas para afuera, de ahí que los primeros trabajos de desinfección llevados a cabo por la Diputación de Ávila en la provincia, se iniciaran el pasado sábado en Solana del Rioalmar, un ejemplo de que el coronavirus no distingue entre el medio urbano y el rural.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?