Viernes, 27 de Noviembre de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS CORONAVIRUS El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anuncia más detalles del plan de vacunación
Coronavirus Covid-19

Refugiarse en el último rincón

Desde la primera semana de marzo, cinco jóvenes de varias nacionalidades, cuatro de ellos estudiantes de Bellas Artes, se aíslan del coronavirus en San Ciprián de Hermisende

Jovenes estudiantes confinados en una vivienda de San Ciprian de Hermisende

Jovenes estudiantes confinados en una vivienda de San Ciprian de Hermisende / CADENA SER

San Ciprián de Hermisende, anejo de Hermisende, es uno de esos puntos geográficos que rara vez suenan y rara vez reciben visitas extrañas. De hecho, es casi más Galicia que Castilla. Y allí encontramos en una casa a 5 jóvenes confinados. Pero no son 5 jóvenes del pueblo. Son 4 estudiantes de Bellas Artes y un auxiliar de conversación de inglés.

Uno es Alemán, Kelian; otro es Estadounidense-peruano, Aldo; otra Búlgara, Iana; una berciana, Silvia; y una gallega, Alicia. Y se vinieron de Madrid, huyendo del coronavirus, justo antes de que se decretara el vigente Estado de Alarma… Más o menos en la primera semana de marzo, según apunta Alicia, de Santiago de Compostela, que también asegura que han superado la cuarentena y nadie ha desarrollado la enfermedad.

Del grupo, Iana es la única que rehuye el micrófono. La joven estudiante búlgara prefiere no hablar, mientras maneja entre sus manos varios trozos de plastilina, que modela sin forma definida.

Todos están en una pequeña estancia, a modo de sala de estar, sentados alrededor de la chimenea, mientras fuera no paraba de llover. Kelian, el joven alemán, dice que la convivencia forzada que llevan es mejor que estar solos. Que hacen comunidad.

Aldo, con nacionalidad estadounidense y también peruana, es el único del grupo que no estudia Bellas Artes (es auxiliar de conversación de inglés y está en el grupo porque comparte piso con Kelian). De modo que durante este confinamiento acepta entre risas que le toca servir de modelo para sus compañeros.

En el mes y pico que llevan en San Ciprián de Hermisende, metidos en casa, Silvia, de Ponferrada, cuenta que pasan el tiempo siguiendo los trabajos que les encargan de la facultad vía internet e intentan seguir creando.

Vivir 5 personas en un espacio reducido, más el padre de Alicia (al que pertenece la casa), es más llevadero con un pequeño jardín aledaño en el que estiran las piernas, porque aseguran que a la calle no han salido. Admiten que es una convivencia apretada que les proporciona nuevos aprendizajes vitales y sociales.

No parecen tener prisa por dejar su retiro voluntario. Se volverán a Madrid cuando se anuncie que ha pasado todo. Sorprendentemente, Kelian dice que el tiempo pasa rápido en San Ciprián de Hermisende. Básicamente, aclara, porque no hay prisa para nada.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?