Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 27 de Mayo de 2020

Otras localidades

Juan Porras, trabajador de Sadeco: "Estoy muy orgulloso de mi labor por mis niños y mis abuelos"

El sonido del compresor es el ruido que todos los días escucha Juan Porras, en el trabajo. El que expulsa el líquido de su mochila con depósito para desinfectar las residencias y los colegios de Córdoba desde el estado de alarma.

Juan lleva toda la vida en la empresa municipal de saneamientos de Córdoba (SADECO). En total, 30 años de dedicación en los que no ha vivido nada parecido a esta crisis. Desde el estado de alarma, la empresa municipal puso en marcha un plan de contingencia que le llevó de su unidad de control de plagas a esta nueva unidad.

Y cada semana "le damos la vuelta a todas las residencias", nos cuenta orgulloso. Juan se levanta a las 7 de la mañana y a las 7:30 ya está en su centro de trabajo, dejando en casa a su familia. Forma parte de una plantilla de 750 empleados fijos (y una bolsa de empleo de unos 300) que envió a casa a unos 280 al considerarse población de riesgo: mayores de 60 años, con hijos pequeños o dependendientes a su cargo, o profesionales aquejados de alguna enfermedad previa peligrosa en caso de infección por Covid-19.

El equipo de Juan es una nueva unidad que se une a los 32 equipos que desinfectan toda la ciudad. Los EPIs ya forman parte de su día a día. Su labor es un servicio esencial, ahora muy valorado en este estado de alarma. El trabajo invisible de quienes limpian y retiran nuestros residuos. "Hay una minoría que no valora nuestro trabajo. Y hacemos un servicio muy importante a nivel de limpieza, de recogida de residuos, de desinfección, desratizando... Se está dando cuenta de la labor tan grande que hacemos por Córdoba", nos explica desde uno de los colegios en los que trabaja.

A mediodía llega a casa. Y las lógicas precauciones. Juan entra en residencias donde hay personas mayores. Desinfectaa habitaciones, muebles,espacios comunes, suelos, paredes, pomos.... Cuando entra en casa, busca la seguridad de su familia y tiene todo un protocolo de higiene desde que cruza la puerta.

Reconoce que en las residencias, las personas mayores les dan las gracias por su trabajo. "Los mayores nos dicen guapos. No nos ven con las mascarillas pero vamos, es de gradecer", dice con una sonrisa. Y asegura que va motivado al trabajo "por mis niños y mis abuelos".

 Sadeco ha contado con la colaboración especial de agricultores de la provincia que han desinfectado en la capital en dos ocasiones con sus tractores. Los mismos que hasta hace poco sacaban sus vehículos agrícolas para pedir precios justos. Y la empresa incluso ha apostado por los drones para la desinfección de grandes avenidas y plazas de la ciudad, una fórmula que ha tenido impacto nacional. ¿Cuando volverá Juan y sus compañeros a la normalidad? Por ahora, tienen claro que son 'esenciales'.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?