Martes, 24 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Felicidad made in Vega del Castillo

Un rincón aislado en La Carballeda, encajonado en el valle del río Fontirín, cuyos 7 habitantes solo reciben la visita de un panadero de Castrocontrigo los viernes

Feliciano y Enrique sobre el puente del Fontirin

Feliciano y Enrique sobre el puente del Fontirin / CADENA SER

Vega del Castillo es uno de esos lugares que sólo tienen una entrada y ninguna salida: 8 kilómetros de carretera estrecha, pero apañada, que parte del puente sobre el río Fontirín a la salida de Muelas de los Caballeros y que sigue el curso del río, aguas arriba.

Vega del Castillo es anejo de Espadañedo, con el que la única comunicación directa sólo es posible por una pista para todo-terrenos. Por carretera hay que pasar por Muelas de los Caballeros. Vega, que hoy habitan 7 habitantes, queda encajonada en el valle del Fontirín, entre las altas laderas de la sierra de Cabrera Alta.

Eladio trabajando la madera para hacer nuevos utensilios a la puerta de su casa / CADENA SER

Y allí, con la sensación de esa forzada tranquilidad de un lugar olvidado, con el rumor de las aguas del Fontirín, ahora caudaloso, y el trino de pajaros, nos topamos con Feliciano. Es uno de los dos “jóvenes” del pueblo (o sea, de unos 60 años, él y su primo Enrique). Situados sobre el pequeño puente que salva el río, a escasos metros de su vivienda ubicada al otro lado, nos cuenta que reciben sólo una visita a la semana: el panadero de Castrocontrigo, de la vecina León, que les sirve el pan cada viernes. Ningún otro suministro se acerca hasta Vega del Castillo. Todo lo demás, lo van a buscar a Mombuey.

Las comunicaciones dejan que desear y para buscar cobertura móvil hay que subirse al campanario o más alto. Y eso que por allí hay un repetidor de Movistar, pero el alcalde no quiere contribuir a poner en marcha, cuenta. Su primo Enrique, prejubilado de Telefónica, recuerda luego que la telefonía fija son los viejos TRAC, los teléfonos vía satélite que se creían ya retirados. En Vega del Castillo subsisten.

Feliciano desdeña un poco eso de la España Vaciada, pero recuerda que están olvidados y no reciben ninguna ayuda para desarrollar cualquier iniciativa. Enrique añade que es el abandono del medio rural, que en las ciudades hay más ayudas y eso acelera el éxodo del campo.

Enrique reside en Vitoria, pero cuando el gobierno vasco anticipó el cierre de colegios y actividades deportivas, él, que dirige un club local en Vitoria, decidió irse a Vega, un par de días antes del Estado de Alarma, para hacer unas cosas. Y ahí se ha quedado, pero contento, porque dice que es mejor que estar en un piso en Vitoria.

Es el encargado de ir a hacer la compra a Mombuey: ha ido un par de veces y carga para un mes. Admite que en Vega del Castillo están aislados, sí, pero eso es ahora una ventaja y, añade, media España querría estar ahora allí.

Su vida diaria, explica, pasa por atender a los más de 15 gatos que acuden a su casa cada mañana para recibir comida. Y luego ha aprovechado para picar leña “para 5 años”. Ahora sólo espera que se pueda permitir el trabajo en los huertos para tener las hortalizas para el verano.

Sentado a su puerta, rodeado de trozos y restos de madera que está trabajando, encontramos a Eladio. Un artista de la madera que a sus 83 años no cambia el trabajo de la madera por nada. Hace toda clase de utensilios, domésticos y decorativos, que luego vende en las ferias del entorno. Y, con su edad, se muestra un tipo absolutamente feliz. De esa felicidad de lo sencillo... en la que te apañas con lo que tienes: el panadero y lo que hay en el congelador… Aunque su hija, pescadera en Puebla de Sanabria, se desplaza prácticamente todas las semanas para llevarles lo que necesitan.

Eladio da la receta de la felicidad de un día cualquiera en Vega del Castillo: “tomar el sol, comer bien y dormir la siesta”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?