Viernes, 10 de Julio de 2020

Otras localidades

Alcalá de Henares

"Pedimos que se incluya en la investigación a la residencia Ballesol de Alcalá de Henares"

Los familiares de un residente fallecido piden que se incluya en la investigación de la Fiscalía a la residencia Ballesol por vulnerar el derecho a la información.

Residencia Ballesol en Alcalá de Henares.

Residencia Ballesol en Alcalá de Henares. / Comunidad de Madrid

Uno de los sectores más afectados por la crisis sanitaria está siendo el de las residencias de mayores. Muchos familiares se quejan que desde los centros no se ofrece una información verdadera de lo que está ocurriendo con los residentes. Los familiares de Nicolás Alegre Serrano, residente de la residencia Ballesol de Alcalá de Henares, se han puesto en contacto con SER Henares para contar cómo ha sido la historia de Nicolás.

 “El pasado día 6 de marzo nos comunican a través de la puerta de acceso a las instalaciones, que, por orden de la Comunidad Autónoma de Madrid, están anuladas las visitas de los familiares a los usuarios de la residencia para mayores Ballesol de Alcalá de Henares (Madrid). Igualmente, nos informan que se ha dado un posible caso de contagio en el otro edificio. Fue el último día que vimos a nuestro padre a través de una ventana. A partir de ese día, cuando la familia contactaba telefónicamente con la citada residencia para solicitar información, se sucedían respuestas como “…están todos tranquilitos en sus habitaciones…” o “…no pasa nada, está todo bien…” o incluso “está mejorcito”, explican los familiares en la carta.

 La familia asegura que la información que recibían por parte de la residencia “no nos podía dejar tranquilos” por las imágenes que se mostraban en los medios de comunicación. “Hay que señalar que cuando el centro era preguntado por las medidas de protección para el personal, respondían que “las mascarillas se las ponen a veces, cuando es necesario”.

“El miércoles 18 de marzo a las 5 de la tarde cuando llamamos para preguntar, nos informaron de que mi padre se encontraba perfectamente. Posteriormente a las 7 de la tarde nos informan de que nuestro padre posiblemente padezca coronavirus. Ha sido aislado en su habitación, se le ha pautado tratamiento farmacológico para controlar los síntomas y se valoraba por el médico en ese momento, poca carga viral en el contagio, ya que estaba respondiendo bien a dicho tratamiento. Cuando se le plantea el traslado al Hospital o la posible realización de la prueba del COVID-19, nos informa el médico que esas opciones no son posibles. Ante la pregunta de si nuestro padre tiene acceso a un respirador, responde el médico que les está llegando material”, continúa la carta.

 Los familiares explican que los “días siguientes se sucedieron respuestas en la misma línea de incoherencia dentro de la más absoluta desfachatez y falta de profesionalidad, lo que ocasionó una discusión con la médica, ya que según ella no tenía por qué informarnos de la situación del centro”. El domingo 22 de marzo, la residencia comunica a la familia de Nicolás su fallecimiento. Uno de sus hijos relata que su hermana acudió a la residencia para despedirse de su padre “y lo que sintió fue desolador. Desde la rampa de bajada al mortuorio se vislumbraba la silla de ruedas que utilizaba mi padre, rodeada de otras 20 aproximadamente. En una de ellas pudo leer el nombre de otra persona conocida de quién los familiares nos habían confirmado su fallecimiento. La relación estaba clara, ese día, ya habían fallecido todas esas personas, cuando la información dada por la residencia obviaba ese pequeño detalle”.

 Con esta carta, los familiares de Nicolás Alegre quieren denunciar una serie de hechos “a nuestro juicio cuanto menos lamentables, que nos han puesto durante ese tiempo en un estado de ansiedad significativo con sentimientos de temor, tensión y sufrimiento ante el desconocimiento de la situación real en la que se encontraba, y la falta de información al respecto, por parte de quienes eran en ese momento, las personas obligadas a velar por su bienestar médico, físico y psicológico. No nos quejamos ni dudamos en absoluto de la profesionalidad y mucho menos de la dedicación que todo el personal de la residencia haya estado dedicando a nuestro padre como así se les presupone”.

"Manifestamos que tenemos serias dudas de que, a partir del cierre cautelar del centro a las visitas familiares, se pusieran en práctica los protocolos de prevención necesarios y se aplicaran de manera adecuada en el personal de la residencia, ya que una vez más, tanto por la información ambigua que nos daban, como por la que conocíamos por familiares de otros residentes, estas explicaciones nos generaban grandes y preocupantes dudas. Nos indigna ver cómo el Grupo Ballesol estaba dedicando esos días sus esfuerzos a lo que parecía un lavado de cara, apareciendo en los Medios de Comunicación como pioneros de iniciativas en realizar video-llamadas entre los residentes y los familiares”, continúa la carta.

Por último, los familiares solicitan que “por la reiterada vulneración del derecho a la información se incluya a la residencia Ballesol de Alcalá de Henares en la investigación abierta por la Fiscalía y el Defensor del Paciente”.

 Desde SER Henares nos hemos puesto en contacto con la residencia Ballesol y esto es lo que nos han comunicado de manera íntegra.

Comunicado de la residencia Ballesol (1) / Residencia Ballesol.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?