Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 29 de Mayo de 2020

Otras localidades

Cáritas y Cruz Roja creen que esta crisis es mucho más grave que la de 2008

"Ahora las necesidades son alimenticias, pero vendrán otras", aseguran desde la organización de la Iglesia

Una ciudadana recoge su lote de alimentación básica en el almacén de la Cruz Roja en Barcelona

Una ciudadana recoge su lote de alimentación básica en el almacén de la Cruz Roja en Barcelona / Marta Perez (EFE) (EFE)

Cáritas y Cruz Roja, entre otras organizaciones humanitarias, catalogan ya esta crisis como mucho más grave que la vivida en 2008. Están redoblando esfuerzos para atender a miles de familias necesitadas en la provincia, apoyándose de forma importante en el voluntariado.

Desde Cáritas Jaén señalan que muchos de los voluntarios que tienen son precisamente personas de riesgo, y ahora no pueden prestar su ayuda. Se está atendiendo a las personas que lo necesitan con las medidas de seguridad y distancia obligatorias, o bien telemáticamente. Pero se hace necesario prestar atención a los más mayores, y se ha hecho un llamamiento a las cofradías y a la gente joven.

"Pese a todo, tenemos capacidad para salir adelante", decía el director de Cáritas en Jaén, Rafael López Sidro, para esta casa. "Desde la unión y sin protagonismos, exprimiendo los recursos para que lleguen a todas las personas. Ahora las necesidades son alimenticias, pero vendrán otras".

"Y es que no solo podemos comprometernos con aportaciones económicas o de alimentos, también con nuestro tiempo, nuestra creatividad o labores de acompañamiento a muchas personas que lo están pasando realmente mal", dice López Sidro.

Desde la misma óptica lo ve Cruz Roja, catalogando de "muy preocupante este panorama". Se muestran muy inquietos por la actualidad pero, más aún, por los próximos meses. Según la organización humanitaria, desde el día 12 de marzo se han atendido ya a más de 10.000 personas en la provincia de Jaén, gracias al trabajo de 465 personas voluntarias que hacen posible dicha atención.

Voluntariado que, afortunadamente, se está incrementando. Preocupación por los colectivos de vulnerabilidad que no están habitualmente en la calle, el impacto de los trabajadores pobres y de los jóvenes, preocupan los efectos económicos pero también los emocionales. Mientras tanto siguen trabajando en el reparto de alimentos y productos de higiene personal y para el hogar, además de en el área de empleo, con unas 400 personas actualmente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?