Jueves, 09 de Julio de 2020

Otras localidades

Soledad

"El coronavirus ha dado valor a la vejez"

Aurelio Ruiz es una de las 190.000 personas de Canarias que han pasado la cuarentena en soledad. Este malagueño, que reside desde hace 40 años en Gran Canaria, está deseando que se active la Fase 1 de la desescalada para volver a ver en persona a su familia. Considera que el estado de alarma ha servido para las personas mayores sean valoradas.

Aurelio Ruiz

Aurelio Ruiz / Cedida

Las Palmas de Gran Canaria

Desde el pasado 15 de marzo, Aurelio no ha tenido contacto físico con ninguna otra persona. Son 54 días sin besos, ni abrazos y sin nadie, físicamente, a su lado. Este malagueño, que reside en Gran Canaria desde hace 4 décadas, se quedó viudo hace 8 años, "tenía la mejor mujer del mundo, se me fue mi media vida", cuenta con nostalgia. A sus 82 años, se ha acostumbrado a estar solo en su casa pero jamás había estado tanto tiempo sin estar cerca de sus dos hijas y nietas. "Las veo gracias al ordenador, todos los días me llaman y por eso estoy muy feliz". 

Pese a llevar 8 semanas solo, Aurelio asegura que no ve "esa tragedia de estar sin nadie y encerrado porque siempre está la esperanza de salir. Ahora valoraré más cuando salga y esté con mi gente porque me he dado cuenta de qué es estar sin ellos." Pese a su optimismo está deseando volver a estar con los suyos. "Estoy loco por organizar una comida con ellas, todos los domingos quedábamos para comer pero eso ya llegará, las aguas volverán a su cauce."

Aurelio es una de las 190.000 personas de Canarias que han pasado esta cuarentena sin nadie. Para este ingeniero jubilado, estar solo no es sinónimo de aburrimiento. "Yo tengo algo bueno que es la resiliencia: las cosas malas las afronto y trato de convertirlas en algo bueno. Aprovecho mi aislamiento para encontrarme conmigo mismo y como se me da bien las cosas del arte aprovecho para usar este tiempo que normalmente la vida no te deja por su ritmo acelerado".

Las personas mayores, las más aisladas

Casi la mitad de las personas que viven solas en Canarias, unas 70.000, son mayores de 65 años, que han tenido que aislarse aún más de lo habitual por ser población de riesgo. "Del coronavirus se puede sacar algo positivo y es que valoramos más a los sanitarios, a los que trabajan en la alimentación y a las personas mayores", considera Aurelio que añade que "cuando voy al supermercado, y veo una cola enorme de personas esperando para entrar, me llama el de seguridad para darme paso. Y yo pienso dos cosas: primero me da vergüenza y luego me doy cuenta de que el coronavirus ha dado valor a la vejez. Ahora se está valorando a los mayores y me parece una cosa muy bonita."

No todas las personas mayores que están solas tienen familia. Por eso hay organizaciones no gubernamentales, como 'Adopta a un abuelo', que hacen un seguimiento y ofrecen acompañamiento a los ancianos que viven con una soledad no deseada. Ana Naranjo es una de las embajadoras de esta ONG en Canarias, donde 20 voluntarios atienden a 11 ancianos que viven en residencias para mayores. Desde octubre y hasta febrero han estado con ellos 184 horas en total "pero desde que se declaró el estado de alarma solo hemos podido acompañarles vía telefónica ya que no está permitido entrar en los centros de mayores", explica Ana.

Durante la cuarentena, los voluntarios han hablado durante horas con sus 'abuelos' "de distintos temas: desde qué han hecho durante el día hasta política", dice Ana que asegura "que las personas mayores acompañadas se sienten escuchados y les cambia el estado de ánimo, consiguen mayor desarrollo cognitivo, tienen más ánimo e incluso mayor movilidad". Para la voluntaria de 'Adopta a un abuelo', la crisis del coronavirus ha servido para que muchos valoren más a la gente mayor, "en muchos casos han sido tratados como si fueran una carga y pueden llegar a pensar que son una molestia cuando en realidad no lo son". 

A nivel nacional, más de 850 mayores ya están siendo acompañados a través de las llamadas telefónicas de los participantes de esta organización que se ha marcado como reto conseguir nietos adoptivos para más de 2.500 abuelos para finales de mayo. El servicio telefónico es totalmente gratuito para las personas mayores. Los voluntarios llaman a un teléfono en la nube diseñado por la startup social que redirige vía API de manera automática la llamada a su abuelo asignado, por lo que asegura la protección de datos de ambas partes, mientras que las llamadas se quedan registradas para hacer auditorías de calidad para mejorar el servicio. Las personas que quieran participar pueden registrarse a través de la página web y ampliar información en las redes sociales de Adopta Un Abuelo 

 

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?