Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 29 de Mayo de 2020

Otras localidades

"Sentí miedo y desprotección, pero eso no me paró para seguir atendiendo a mis mayores"

Juani Castaño es auxiliar de enfermería y lleva 16 años trabajando con usuarios de la Ley de Dependencia. Un trabajo que, dice, no cambiaría por nada, porque ellos son parte de su familia y la necesitan. Y eso, no ha habido coronavirus que lo cambie

Hace 14 años que en España existe la «ley de dependencia». Desde entonces, miles de personas mayores dependientes o con necesidades especiales han sido atendidas a domicilio. En estos momentos, sólo en Huelva, hay más de 16.500 beneficiarios. Usuarios atendidos por un ejército de auxiliares. La mayoría son mujeres que llegan a convertirse en pies y manos de las personas a las que atienden. Una de ellas es Juani, auxiliar de enfermería, tiene 45 años y desarrolla su trabajo en su pueblo natal de San Bartolomé de la Torre. Para ella, su profesión es vocacional y muy gratificante....

Juani lleva 16 años desempeñando su empleo. Lo hace con empatía y agrado. Solía ser muy cariñosa con los mayores pero ahora la crisis pandémica del coronavirus, le ha cambiado algunos de sus buenos hábitos, como dar el beso de despedida a sus mayores. El día a día, antes del Covid 19, era una delicia porque atendía a más usuarios y porque podía hacer más cosas con ellos. Nos cuenta que "cada día los levanta, les da un paseo, un ratito de charla, prepara la comida y limpia la casa, y hasta baila para distraerles". Ahora, muy poco de eso puede hacer....

El estado de alarma le pilló trabajando. Al principio casi sin medios de protección, salvo unos guantes y una bata que le dispensó su empresa. Pero, no tardaron en llegar las mascarillas que fueron donadas por el Ayuntamiento de su localidad. Juani sintió miedo y desprotección, pero eso no logró pararla. Y siguió haciendo su labor porque ellos, dice, "son parte de su familia, la necesitan y la esperan cada día".

Ya son más de 50 días de confinamiento que para las auxiliares de la dependencia han sido días muy difíciles, en los que estuvieron en riesgo y en los que en muchas ocasiones, ni pudieron ver a su familia. Momentos muy duros que sólo alivian con la sonrisa de sus mayores y con la responsabilidad de la gente. Son las mujeres de la dependencia, unos ángeles imprescindibles que nunca dejaron su trabajo a un lado por mucho que un virus las amenazara. Ellas, son necesarias en la vida de nuestros mayores y esenciales e imprescindibles de nuestro tiempo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?