Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 29 de Mayo de 2020

Otras localidades

La muerte en tiempos de coronavirus

Conocemos los duros momentos que se han expermientado en una de las funerarias de la ciudad en este tiempo en el que la muerte ha pasado a un primer plano social

Escucha aquí el tiempo de entrevista con Alberto Zapatero, de Funeraria Virgen Blanca y con Patxi del Campo, de Vivir con voz propia, sobre la muerte en tiempos de coronavirus.

‘Me lo han quitado'.  Dice Alberto Zapatero, de Funeraria Virgen Blanca, que es una de las frases que más han escuchado en estos últimos meses él y sus compañeros de trabajo. Ataviados “como alienígenas” con el material de protección, era muy difícil expresar cualquier tipo de empatía hacia los familiares de los fallecidos que, fueran o no Covid-19, tenían que introducir en una bolsa estanca. Era la última imagen con la que se quedaba su gente. La bolsa estanca.

Zapatero asegura que este tiempo ha sido especialmente duro y estresante y que, con la nueva normativa vigente con la Fase 1, comienzan a ver algo de luz. Ya se permiten enterramientos con 15 personas y velatorios con 10, que pueden rotar. Hay, además, un féretro al que decir adiós y Santa Isabel y El Salvador ya están abiertos.

Una de las imágenes que le ha tocado el alma -confiesa- ha sido ver pasar por la funeraria en una misma semana a la misma persona para despedir primero a uno de sus progenitores y después al otro. Sin abrazos.

Lo positivo, constatar cómo todo el mundo: compañeros, sanitarios o trabajadores de residencias han arrimado el hombro en un tiempo tan doloroso.

 Vivir con voz propia

En este tiempo de pandemia hemos sido más conscientes de algo que no es nuevo: que morir en soledad es la expresión más cruda del final de la vida. Lo afirma Patxi del Campo, musicoterapeuta e integrante de ‘Vivir con voz propia’.

Esa toma de conciencia parece haber generado también un mayor interés por hablar, reflexionar en torno a la muerte. ‘Vivir con voz propia’ lo ha comprobado en una de las actividades que organiza: los ‘Death café’. Se trata de encuentros para compartir experiencias, opiniones, inquietudes acerca de la muerte que se iniciaron hace 4 años en Vitoria. En este tiempo, las citas online están siendo muy exitosas. Para la del 20 de mayo ya hay mucha gente apuntada, comenta del Campo.

El colectivo cuenta, por cierto, con un espacio de escucha donde están trabajando en el acompañamiento de esos duelos sin abrazos que, asegura Patxi, tendrán sus consecuencias; dice que transitar por un momento que marca la vida sin poder contar con la complicidad de otra persona deja un vacío en el interior que puede permanecer mucho tiempo.

Ahora, cuenta, toca la etapa de “contagiarnos emocionalmente”. Esto es, de potenciar la red de cuidados vecinales que se ha puesto en valor en este tiempo y que no debemos olvidar. Se trata de mostrar nuestra disposición al otro; disposición a aliviarle de su sufrimiento, de su soledad, de todo aquello negativo que pueda traerle esta circunstancia vital tan especial. No supone -asegura- de grandes cosas. Pequeños detalles pueden marcar la diferencia hacia un vecindario compasivo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?