Miércoles, 03 de Junio de 2020

Otras localidades

Covid-19

Tras el rastro del coronavirus en Canarias

Un miembro del equipo de rastreadores nos cuenta cómo es su labor para frenar la cadena de transmisión de la Covid-19 en las islas

Pruebas de detección del coronavirus

Pruebas de detección del coronavirus / ÁREA DE SALUD

Las Palmas de Gran Canaria

Una treintena de sanitarios, entre médicos de familia y enfermeros, conforman el equipo de rastreadores de la Covid-19 en Gran Canaria. Su tarea es fundamental para seguir la cadena de contagios del coronavirus y frenarla lo antes posible.

Una labor que comenzó con el primer positivo en la isla. "Desde el 3 de marzo que se produjo el primer caso en Gran Canaria, los rastreadores nos pusimos en contacto con él e identificamos a quienes estuvieron contacto con esa persona. Les explicamos la situación, les aislamos en su casa con recomendaciones para no tener contacto con más personas convivientes, y se les hizo un seguimiento durante 14 días para ver sus síntomas", explica Eduardo Santana, enfermero de Atención Primaria y rastreador.

Pero no sólo se encargan de velar por los síntomas de las personas en aislamiento preventivo, también preguntan por cómo se encuentran psicológicamente: "No hay que olvidar el miedo, nos encontramos con situaciones de ansiedad, y, por eso, el equipo de rastreadores tiene que tener capacidad de comunicación, empatía... Hay que saber cómo se lanzan los mensajes... Ahora quien más quien menos sabe lo que es el coronavirus pero hace dos meses no había tanta información y no era sencillo aislar a todo el mundo para que se quedara en casa", relató Santana en la Cadena SER.

"En general, hemos notado que la gente se ha portado muy bien", celebra este enfermero que explica los pasos que dan. "Entrevistamos a la persona que da positivo, a ver cómo está y le preguntamos por sus contactos en los últimos días: familiares, amigos, trabajo... incluso aviones si ha viajado. A raiz de ahí, le damos recomendaciones y llamamos a todos esos contactos, para darles también las pautas e ir haciéndoles seguimiento", asegura Eduardo Santana que también remarca que "lo principal es aislar a los contactos porque lo que se pretende es cortar la cadena de transmisión del virus". Y matiza que desde hace unas semanas no solo se hace rastreo a quienes dan positivo en Covid-19 sino también a los casos sospechosos: "ahora hacemos seguimiento antes de tener confirmación para ser más eficaces".

Segun ha relatado, en el pico en la isla llegaron a hacer más de mil llamadas de rastreo cada día. "Ahora ya no, hacemos entre 200 y 300 llamadas diarias de rastreos de contacto en Gran Canaria".

En Tenerife, la fórmula utilizada para rastrear el virus es diferente: en esa isla, en lugar de un equipo concreto, los rastreadores son cada médico de familia y enfermero, que se encarga de vigilar a sus pacientes e indagar sobre sus contactos. Una información que después se pasa a otro equipo de verificación que realiza un examen más exhaustivo del caso.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?