Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 29 de Mayo de 2020

Otras localidades

Preparando la reapertura del mercadillo

La plaza de la Hispanidad recupera este sábado la venta ambulante sólo para alimentos, plantas y semillas y supeditada a estrictas medidas para reducir el riesgo de contagios

El Ayuntamiento está marcando los límites de seguridad de la zona del mercadillo

El Ayuntamiento está marcando los límites de seguridad de la zona del mercadillo / Cadena SER

Aranda recupera este sábado su mercadillo semanal, suspendido a mediados de marzo como consecuencia de la pandemia del COVID-19. La capital ribereña se acoge a la oportunidad que le ofrecen las medidas de alivio que estableció el Gobierno el fin de semana pasado para los municipios que están todavía en la fase cero de la desescalada. Para ello tiene que cumplir las limitaciones a las que está condicionada su reapertura.

La página web del Ayuntamiento publicaba esta mañana las medidas organizativas de los puestos de venta ambulante, que mantendrá su ubicación habitual en la Plaza de la Hispanidad, de nueve de la mañana a dos de la tarde pero que de momento estará restringido a productos alimentarios y de primera necesidad, así como, puestos para la venta de plantas y semillas, cumpliendo con la limitación del veinticinco por ciento de los puestos habituales.

Esquema organizativo del mercadillo / imagen facilitada

La distribución de los puestos será lineal, estableciendo una distancia mínima entre puestos de 6 metros frontales y 4 metros laterales. Todos los puestos tendrán apertura hacia la Avenida Castilla.Habrá un acceso para la entrada y otro para la salida del mercadillo, para controlar que la afluencia sea inferior a un tercio del aforo habitual, reduciendo así el riesgo de formación de aglomeraciones. En el caso de picos con afluencia masiva de clientes, se impedirá la entrada, esperando de forma ordenada y guardando rigurosamente la distancia de seguridad. La concejal de Comercio comentaba que habrá personal del Ayuntamiento con la misión de que se cumplan estas condiciones. “Va a haber un itinerario de tránsito con una única entrada y una salida y el recorrido se va a hacer en sentido único, advirtiendo a la gente de los puestos para que si ven a algún cliente que se vuelve para atrás le avisen y si alguien se le ha saltado un puesto y se le ha olvidado comprar alguna cosa, puede volver a entrar por el lugar de acceso, que ya sé que no es muy cómodo. pero simplemente se hace para intentar conseguir ese distanciamiento social que necesitamos para controlar el virus y que no nos pase lo mismo que ha pasado en Burgos”, dice Olga Maderuelo.

Cada puesto debe disponer de gel hidroalcohólico y papeleras para depositar residuos como pañuelos y otro material desechable. Por otra parte, dentro de un mismo puesto los vendedores deberán guardar entre sí una distancia mínima de 2 metros, quedando restringida la actividad comercial a un único vendedor en caso de que las medidas del puesto no hagan posible esta separación física. Los vendedores tendrán que garantizar que los clientes no manipulen los productos y se deberá respetar la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre el vendedor y el consumidor. Los vendedores deberán llevar guantes de protección y mascarilla y evitar la manipulación simultanea de alimentos y dinero u otros medios de pago, fomentando el pago por tarjeta y extremando la limpieza del TPV tras cada uso, especialmente si ha sido manipulado por el cliente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?