Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 25 de Mayo de 2020

Otras localidades

Opinión

Me preocupa ver tanto odio

La Firma de Pedro Brouilhet

Pedro Brouilhet

Pedro Brouilhet / Radio Palencia

Leyendo los periódicos, escuchando la radio o viendo los telediarios es muy complicado que pase un día sin que seamos testigos del odio. Al principio de esta pandemia, yo pensaba que nos íbamos a unir, lo vivía así cada día cuando salía a aplaudir a las ocho de la tarde a nuestro personal sanitario. Me he equivocado.

Yo estoy muy preocupado. Estamos polarizando nuestra sociedad en dos bandos antagónicos. No he conocido nunca un ambiente tan hostil y desagradable. Apostamos por lo que nos separa, vemos en el adversario a un enemigo. Leyendo las redes sociales en cualquier momento vamos a acabar pegándonos tiros por la calle.

Me dan mucho miedo ciertos presidentes de diferentes naciones. Son portadores de venganza. Me dan pánico ciertos partidos extremistas de todas las tendencias que van sembrando odio en nuestra sociedad.

Me indigna el que todo valga para machacar al que no piensa como yo. Me molesta que no se respeten ciertos símbolos que nos unen. Me cabrea también que algunos se apropien de los símbolos que son de todos. Me ofende que se utilicen los insultos para creerse mejor que los demás o más inteligentes. Me indigna que se diga una cosa en la oposición y otra en el gobierno. Me parece caótico el problema de comunicación y de descoordinación que tiene nuestro gobierno. Me desborda la actitud de algunos dirigentes de la oposición.

Creo que no estoy siendo exagerado. Cada vez más buscamos enemigos contra los que unirnos en una lucha sin cuartel. El enemigo común une. Mucho. El problema surge cuando te das cuenta de que ese enemigo no era tan malo o, incluso, que tú estás a su nivel. Una nación arraigada en el odio y en el rencor acabará estampándose contra su propia realidad. La inquina y la aversión por el otro nunca pueda ser nexo de algo que pretenda perdurar. A no ser que queramos volver al pasado, habrá que cambiar la euforia de las banderas por la serenidad de la palabra, las recetas del pasado por soluciones constructivas y el odio al otro por la autocrítica sincera. De lo contrario, estamos fastidiados.

Como dice Quino, el autor de Mafalda: "para convivir con la gente es importante la comprensión y el respeto. Además de no creer que uno es mejor que nadie".

Les pido a nuestros dirigentes que dialoguen, busquen puntos de unión y no generen odio en la población. Les pido y me pido a mí que seamos capaces de perdonar, escuchar, acoger, apostar por lo que nos une. Estamos ante una sociedad en estado de coma. Tenemos que aprender a dialogar, a respetar al diferente, a buscar lo que nos une, a reírnos juntos.

Dentro de este clima, aplaudo el discurso de Ana Oramas, la portavoz de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados. Aplaudo también la actitud de los diferentes partidos políticos en Castila y León. Llegan a acuerdos, elogian al adversario, apuestan por la precaución y el diálogo. Creo que nuestra región está siendo un ejemplo en todos los sentidos de la palabra. Orgulloso de nuestra tierra y de nuestros dirigentes. Frente a la actitud irresponsable de algunas comunidades, aquí se ha apostado por las personas, por su salud y por la prudencia. Unas recetas que se deberían exportar a otros lugares.

Cada uno somos responsables del clima que queremos respirar en esta nueva época que nos toca vivir. Yo apuesto por lo que nos une. Unámonos y miremos el futuro con esperanza.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?