Viernes, 04 de Diciembre de 2020

Otras localidades

La Columna de Carlos Arcaya

Coronavirus político

Afortunadamente, el coronavirus político que ha infectado a los políticos madrileños no ha llegado a la Comunitat Valenciana. Y eso es muy importante, que nos mantengamos aislados y que nadie intente imitar los comportamientos tóxicos de una oposición ultramontana y faltona.

Fíjense que hasta estos últimos días Luis Barcala ha descubierto que es más importante ser alcalde de todos los alicantinos que hacer de alegre ariete del PP desde la Alcaldía. Esta bien que elija el modelo Martínez Almeida y no se decante tanto hacia el de Díaz Ayuso. Pero bueno, veremos, nuestro alcalde es pendular.

Y todo esto no significa que no se deba criticar desde lalealtad las muchas decisiones erróneas del Gobierno central o las innecesarias meteduras de pata. Ese es el clima, el de la discrepancia constructiva, porque una vez superada la urgencia sanitaria, cuando lleguemos a la nueva normalidad en la que habrá que convivir con el virus, tendremos que afrontar la urgencia social y, posteriormente, la reconstrucción económica.

Y en ese trabajo, para el que como dice el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, es necesaria la confianza, no debe fallar ni quien gobierna ni quien está en la oposición ni los agentes sociales. Es la tarea de todos porque eso es lo que le preocupa y angustia a muchos ciudadanos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?