Lunes, 06 de Julio de 2020

Otras localidades

Ana Villalta

"Tanto monta, monta tanto"

Estas con los buenos o estas con los malos

Primer viernes de junio y como una novena de las de antes, la letanía reiterativa no decae. Desde la última moción de censura al gobierno de Rajoy, hace dos años hasta, los últimos cinco meses del gobierno de Sánchez, el planteamiento de unos otros ha sido el derivar a los ciudadanos a la simpleza de: estas con los buenos o estas con los malos.

Pero, ¿Cuál es el buen bando y cual el flanco de la maldad? Da igual, la simpleza de unos y otros pone en bandeja que seamos nosotros mismos los que en las distintas plataformas on line y off line, pongamos en evidencia que somos los cacareantes de cresta tiesa en esta pelea de gallos.

Intentando argumentar la buena dialéctica, la vida política y el saber hacer de un parlamento democrático por el que tanto se luchó en nuestro país, decidí sentarme ante el televisor para darme una panzá de retórica por parte de los que, se suponen, saben y deben salvar las situaciones. Obtuve una definición clara en menos de veinte minutos: valiente bajunerío.

Como mi talante es más que crítico y mi vocabulario suelen derivar a la facilidad de la calle, me propuse encontrar la definición perfecta. Bajunerío, no está definido por la RAE, pero sí por Cadizpedia (compendio gaditano) como, “lo que hace un bajuno”. Entonces, como Pepe de la Rosa con el tejeringo, me fui a buscar… bajuno y ¡sorpresa! la RAE le ha dado su sitio como: Bajo, soez.

Digna y precisa definición pero, para no dejar de lado mis principios… me fui a la calle para comprobar si el cacareo televisado desde el templo de la lógica política y la democracia española, encajaba en la definición hacia la que mis principios semánticos la encuadraban. Y una vez más, la sabiduría popular ha sido el detonante de la perfección social. Tanto que la RAE podría ampliar con más de un “dícese…” su escueta definición.

Por un lado, me apuntaban… “mezcla de maleducado, incívico e ignorante con forma muy desagradables tanto gestuales como léxicas”. Bastante completa, pero a la que añadidos como: grosero, formas despreciables, vulgar, vil, ordinario y frases como “ganao pa campear” o “es contagioso y se vanagloria de serlo”, le venía a mi estudio de detalle como anillo al dedo. Incluso en la extensión territorial he comprobado que, desde Tenerife con su apuesta como “baja ralea” o con la de un asturiano bien integrado en tierras gaditas que añadía al estudio una puntualización excepcional, “se arroga licencias que no tiene. Un malhechor de la conducta y pirómano de la convivencia”. Todo iba encanjando.

Recordé una nota de prensa del PSOE linense de 2013 en la que calificaba al PP local, y a su actitud en un pleno de: bajunerío. Los mismos integrantes que ahora y en público, con ese buenismo político que caracteriza a cada político de esos que lo llevan en vena – en nómina, mejor dicho - flagelándose cuando la actitud de las sesiones de sus señorías es calificada como una puesta en escena de “bajunos a tituplen”.

No son los únicos, que conste. En las redes sociales, posturas de miembros del PP, Vox, C´s, Unidas Podemos y compañía, le van a la saga.

Señorías, el pueblo ha hablado. No se asusten que están a tiempo de desbajunonarizarse y cambiar. Nunca es tarde, si la dicha es buena.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?