Sábado, 08 de Agosto de 2020

Otras localidades

Playas

Geometría y matemáticas para calcular el aforo de las playas

Con el coronavirus como principal protagonista este verano, las playas se preparan para ordenar y controlar la cantidad de personas que puedan acceder a la arena, por lo que el catedrático de la UPV Víctor Yepes plantea un modelo de cálculo para obtener el aforo adecuado de cada una

Bañistas en la Playa del Postiguet durante el primer día de la Fase 2

Bañistas en la Playa del Postiguet durante el primer día de la Fase 2 / Joaquín Reina (Europa Press)

Uno de los aspectos clave en las playas durante este verano será, además de controlar el aforo, calcular cuál es ese aforo óptimopara garantizar el uso adecuado de las playas y evitar posibles aglomeraciones y así disminuir el peligro de contagio. El catedrático y Doctor ingeniero de caminos de la Universitat Politècnica de València, Víctor Yepes Piqueras, ha planteado un método simplificado para calcular el aforo de las playas en tiempos de coronavirus.

Si dividimos las playas en cuadrículas de cuatro metros cuadrados, significa que, de pie, la distancia entre personas sería de dos metros. Así, si alguien quiere moverse por la playa, sería inevitable romper con la distancia mínima de seguridad. El catedrático Yepes considera que no hay que tener en cuenta solo la distancia, sino muchas otras variables: distancia de seguridad sanitaria, ocupación estática segura, ocupación dinámica segura, porcentaje de usuarios susceptibles de contagio, tipo y porcentaje de ocupación de la playa (toallas, sombrillas, toldos...), tamaño de las "unidades de convivencia", zonificación de la playa por usos (zona activa, zona de reposo, zona de resguardo y zona de servicios), temperatura de la arena, velocidad y dirección de la brisa, carrera de marea, curva horaria de uso de la playa, curva diaria de uso de la playa, separación entre accesos a la playa, separación de pasillos intermedios en zona de reposo, rango de tiempo mínimo y máximo de disfrute de la playa, velocidad de movimiento de los bañistas en la playa, gestión de colas, entre otras.

Teniendo en cuenta muchas variables y haciendo algunos cálculos, se puede ayudar a que los ayuntamientos puedan controlar los aforos. Todo depende del tipo de playa (por ejemplo, la marea del Mediterráneo es más calmada, y su arena, más caliente), pero este método puede valer para cualquiera. Aunque las variables cambien, calcula una estimación del aforo que podría servir como referencia para las autoridades.

No obstante, Yepes tiene claro que para que cualquier protocolo o control funcione, hay que confiar en el comportamiento de los usuarios. Por ejemplo, si una playa está muy saturada, lo más sensato será buscar otra playa o volver en un horario distinto. El resto de medidas son solo guías para orientar a autoridades y personas, pero el resultado final dependerá de nuestros actos.

De momento, el modelo de cálculo está disponible de forma abierta en la web y se pasará a todos los ayuntamientos que lo soliciten. De hecho, el ingeniero de la UPV explica que ya han surgido personas interesadas en Portugal o Colombia para estudiar la posible adaptación del modelo a sus playas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?