Martes, 07 de Julio de 2020

Otras localidades

La Recompensa

Rutas de alta montaña: Sierra Nevada

Esta semana, el cicloturista José Juan Luque nos cuenta cómo fueron sus cuatro intentos de coronar el Veleta. Y Aristóteles Moreno nos lleva por escarpadas laderas hasta la cumbre del Mulhacén

Con 3.479 metros de altitud, el Mulhacén es el techo de la península ibérica y una de las cumbres soñadas por cualquier montañero. Un poco más abajo, a 3.398 metros se encuentra el Veleta, que cuenta con una estrecha carretera de montaña - la más alta de Europa -  que muere a apenas cien metros de la cumbre. Ambos picos convierten a Sierra Nevada en un imán de montañeros y ciclistas dispuestos a probar sus límites. Y en forma, porque como recuerda José Juan Luque, a esa altitud, "si no estás muy bien preparado la falta de oxígeno se nota mucho". Los problemas pueden surgir en cualquier momento. "A partir de 2.500 metros la climatología es muy variable y tienes que ir con mucho cuidado", añade Aristóteles Moreno.

4 horas para 4 kilómetros

Aristóteles Moreno ha hecho cumbre dos veces en el Mulhacén. La más reciente, en junio del año pasado. En esa ocasión, él y sus compañeros del club LLega como puedas necesitaron cerca de cuatro horas para recorrer los escasos cuatro kilómetros que separan el refugio del Poqueira de la cumbre. "Es desnivel es de casi un kilómetro", nos cuenta Aristóteles, que recuerda que a esa altitud "el esfuerzo es enorme y te tienes que ir parando continuamente". "Hay que estar dispuesto a sufrir", concluye.

A la cuarta fue la vencida

La primera vez que José Juan Luque intentó llegar en bicicleta hasta la cumbre del Veleta era noviembre, "y aunque toda Granada nos decía que no podríamos llegar, nosotros pensábamos que sí". Pero, a apenas 1.500 de altitud apareció la nieve y "no vimos la cumbre ni de lejos". De aquel intento frustrado da fe esta hermosa foto y las hipotermias que José Juan y sus amigos se llevaron como recuerdo.
Hicieron falta dos fracasos más hasta que por fin, a mediados de un caluroso mes de julio, José Juan logró hacer cumbre. "Si no es ahora, cuándo va a ser, me dije".

La subida al Veleta en bicicleta tiene "algo mágico", nos cuenta José Juan, que no olvida el aire frio que se respira durante una subida que dura 45 kilómetros desde Granada " y en la que apenas hay descansos". Aunque lo mejor para él llega a partir de los 2.500 metros de altitud, "cuando ya no pueden circular coches y te vas acercando a la cumbre, serpenteando por ese paisaje. No hay nada que le parezca".

Los últimos cien metros hay que hacerlos con la bicicleta al hombro porque la carretera, -que Aristóteles no duda en calificar de "despropósito"-  desaparece. "Es un terreno muy escarpado y con las calas se anda fatal, pero no me iba a quedar a cien metros del pico".



 

 

 

 

 

 

 

 



Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?