Lunes, 06 de Julio de 2020

Otras localidades

Agua mineral

Una fuente con cencerros y otras curiosidades de los manantiales de Cuenca

La agrupación naturalista Esparvel trabaja desde hace dos décadas en un catálogo de las fuentes de la provincia y han restaurado un centenar de ellas

Fuente Sacea en Valdemeca (Cuenca).

Fuente Sacea en Valdemeca (Cuenca). / Esparvel

La agrupación naturalista Esparvel Cuenca lleva desde 2001 restaurando las fuentes de la provincia. Comenzaron con el Grupo Ecologista Universales y con la ayuda económica de la Diputación Provincial en el término de Valdemeca. Después llegó la financiación de la empresa embotelladora de agua Fuente Liviana y de varios ayuntamientos en cuyos términos municipales han trabajado. En estas dos décadas acumulan un centenar de fuentes restauradas o en las que han intervenido. De forma paralela trabajan en la elaboración de un catálogo de fuentes y manantiales de la provincia. Lo hemos contado en Hoy por Hoy Cuenca con Miguel Ángel Guerra, uno de los miembros de Esparvel.

Entrevista con Miguel Ángel Guerra en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Esparvel cuenta en la actualidad con “unos doscientos socios”, apunta Miguel Ángel Guerra, y una decena de ellos somos los que nos dedicamos a estos proyectos. “La idea de realizar el catálogo la tuvimos en la zona de la fuente de Magallón y la fuente de la Canaleja, cerca de las cabañas de Tejadillos. Nos planteamos cuántas fuentes podría haber, en principio las más conocidas”, explica Guerra, que reconoce que pensaban que podrían ser “unas cien o doscientas, pero la cifra nos ha desbordado”. Esparvel lleva catalogadas casi dos mil, dice, y “si hacemos una valoración del territorio que llevamos y de lo que nos queda por catalogar, podríamos estar hablando de cerca de catorce mil fuentes o manantiales”.

Fuente de las Tablas, restaurada por Esparvel, en el albergue del mismo nombre que gestiona la Diputación de Cuenca en plena Serranía. / Esparvel

Una fuente para regular el periodo

En Valsalobre está la fuente del Baño “con aguas ferruginosas que llevan mucho hierro”, explica Guerra. “La persona que nos enseñó esta fuente nos contó que en el pueblo se tenía la creencia de que las chicas jóvenes y las mujeres, cuando tenían anemia o menstruaciones irregulares, se bañaban en la poza que hay en este manantial buscando un remedio”.

Una fuente con cencerros

En Valdemeca, pueblo plagado de fuentes, hay una en concreto que destaca por una curiosidad. Es la fuente Sacea, una de las restauradas por Esparvel. “El pilón al que cae el agua está construido con un tronco de pino que está ahuecado”, nos cuenta Miguel Ángel Guerra. “Este tronco está apoyado sobre un balancín y tiene una parte maciza que pesa más que la parte hueca. Cuando esa parte hueca se llena de agua, aumenta de peso y, por medio del balancín, se desequilibra y se vacía de agua para volver a su posición original”.

Fuente Sacea en Valdemeca (Cuenca). / Esparvel

Todo esto tiene un porqué. “El objetivo de esta fuente es asustar a los animales que se acercan a los sembrados. Para conseguirlo, el tronco tiene atados unos cencerros que suenan cuando el pilón se vacía de agua al desequilibrarse por medio del balancín”.

Fuente de la Canal, en la pedanía de Valdecabras, en Cuenca. / Esparvel

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?