Domingo, 09 de Agosto de 2020

Otras localidades

VALENCIA BASKET 73 - BASKONIA 75

Hasta el último tiro

Jordan Loyd falla un triple sobre la bocina que hubiera clasificado a Valencia Basket para la final de la ACB

GRAFCVA6375. VALENCIA, El escolta estadounidense de Valencia Basket, Jordan Loyd, observa como trata de taponar su lanzamiento el ala pívot georgiano de Kirolbet Baskonia, Tornike Shengelia, durante la disputa de la segunda semifinal de la fase final de la Liga Endesa en el pabellón de la Fuente de San Luis de Valéncia. EFE. Manuel Bruque

GRAFCVA6375. VALENCIA, El escolta estadounidense de Valencia Basket, Jordan Loyd, observa como trata de taponar su lanzamiento el ala pívot georgiano de Kirolbet Baskonia, Tornike Shengelia, durante la disputa de la segunda semifinal de la fase final de la Liga Endesa en el pabellón de la Fuente de San Luis de Valéncia. EFE. Manuel Bruque / Manuel Bruque (EFE)

Nada se le puede reprochar a Valencia Basket en su despedida de la temporada 2019/2020. El equipo que dirige Jaume Ponsarnau tuvo opciones de clasificación para la gran final del martes hasta el bocinazo final. El aro escupió el triple central de Jordan Loyd que hubiera provocado un triunfo de dibujos animados.

Porque el equipo taronja llevaba en la lona todo el segundo tiempo. El cansancio físico acumulado desde el pasado día 17 y los numerosos problemas de lesiones que han aparecido desde entonces fueron una losa demasiado pesada para el anfitrión. Abalde lo intentó en las horas previas al partido, pero las molestias en el músculo oblicuo del abdomen le impideron vestirse. Y Labeyrie se lastimó el tobillo derecho en una acción fortuita con Shengelia.

La ausencia del francés resultó determinante en el segundo tiempo. Dusko Ivanovic supo ver la debilidad al poste de Valencia y cargó la posición de cuatro con Toko y Pollonara. Entre su influencia en el juego y la racha de anotación de Shavon Shields, Baskonia se puso por delante y no sentenció el encuentro mucho antes por el espíritu combativo de Valencia.

Aferrado al liderazgo de Van Rossom, la voluntad de Loyd y el rebote ofensivo de Tobey y Doornekamp, el anfitrión estuvo a punto de conseguir un triunfo al límite de lo imposible. Con veinte pérdidas en la planilla y el doble de triples que de tiros de dos, lo lógico hubiera sido doblar la rodilla más fácilmente. Sobre la bocina, la moneda salió cruz. Una lástima.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?