Viernes, 14 de Agosto de 2020

Otras localidades

Paco Rebolo

'Celebraciones'

Hace unos días se ha estado celebrando el Día del Orgullo para promover la tolerancia, la igualdad de derechos ante la ley, la no discriminación y la dignidad de las personas LGBT

Hace unos días se ha estado celebrando el Día del Orgullo para promover la tolerancia, la igualdad de derechos ante la ley, la no discriminación y la dignidad de las personas LGBT. Ese día se conmemoran los disturbios del Pub Stonewall (Nueva York, 1969) tras una de tantas redadas que la policía se marcó y que solían acabar con extraños rituales en que los policías majaban a golpes a los que allí estaban y estos aceptaban con regocijo infinito el honor de ser constantemente apalizados. Alguno acababa muriendo pero eran tantos que ni se notaba.

Coincide, o casi, la celebración, con la campaña antirracista del ya conocido "Black Lives Matter" sólo por la menudencia de que a los negros les apetece no ser masacrados por el simple hecho de tener un tono de piel más oscuro. Y cientos de años así, oiga.

Poco antes fue la celebración del Día del Trabajo, jornada de homenaje a los Mártires de Chicago. Unos sindicalistas anarquistas ejecutados en Estados Unidos por participar en las jornadas de lucha para conseguir la jornada laboral de ocho horas y que culminaron en la Revuelta de Haymarket (sólo 38 muertos y más de 2000 heridos)

¿Y el Día de la mujer trabajadora? Pues se celebró por primera vez el 19 de marzo de 1911 con mítines a los que asistió más de un millón de personas, que reclamaban para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. Menos de una semana después 123 jóvenes trabajadoras y 23 trabajadores, la mayoría inmigrantes, murieron en el trágico incendio en una fábrica textil por no poder salir del edificio al haber sido encerradas sin posibilidad de escapar.

Y esos logros, la jornada de 8 horas, el que los niños no trabajen (bueno, depende de dónde y de la marca de ropa de que se trate), el tener educación gratuita, atención médica y jubilación, todo está siendo puesto en cuestión con un sutil rodeo discursivo. Sigamos por ese camino...y acabaremos quitando el voto a las mujeres, a los hombres y a los calamares en salsa americana; seguiremos con el abandono de nuestros mayores para que mueran y no estorben a la tribu; dejaremos de operar a los que hayan fumado, sean gordos o no nos caigan bien y así hasta el triunfo de la involución, momento en que un puñaito se carcajeará y un montón de imbéciles e imbécilas creerá que pertenece a esa minoría inmune, impune y dueña de cuerpos y almas.

Lo digo más que nada para que no caigamos en el flamenqueo y perdamos de vista el fondo y origen de las reivindicaciones ni consintamos con que algunos mientras gritan eso de "progres" nos roben la sangre de quienes lucharon por nuestro bienestar y los logros que hacen posible que sigamos pensando en la quimera de la igualdad.

Salvo que seas campechano. Ése y sus genes juegan en otra Liga.

Y recordemos que nadie nos obliga a ser gay, lesbiana, negro, gordo o trabajador ferroviario, pero tampoco nos legitima para marginar ni matar a los que sí lo son por la percepción de algunos de que no son "personas normales".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?