Lunes, 10 de Agosto de 2020

Otras localidades

Turismo rural en pandemia: estancias más largas pero "confinadas"

Las casas de turismo rural de la Ribera se encuentran por debajo de los niveles de ocupación de otros años con solicitud de estancias más largas para familias o amigos que quieren reencontrarse en un lugar seguro

Los grupos buscan establecimientos con piscina o jardín y muestran menor interés por hacer turismo en el entorno, más interesados por quedarse en las casas que por los atractivos del entorno

La crisis sanitaria ha cambiado los hábitos del cliente de las casas rurales: lo están percibiendo los establecimientos ribereños asociados a ACRIDUERO, que se encuentran a comienzos de este mes de julio con un nivel de ocupación ligeramente inferior al de años anteriores. Pero esta circunstancia no afecta a todos por igual, ya que se ha disparado la demanda de casas con piscina, jardín o recinto exterior, dado que ahora el turista no busca tanto un alojamiento desde donde realizar visitas al entorno como un lugar donde reunirse con la familia o los amigos de los que ha estado separado por el confinamiento y disfrutar de esa compañía con tranquilidad y seguridad.

Tras las cancelaciones que estos establecimientos experimentaron desde mayo y especialmente tras el aplazamiento de Sonorama la demanda se ha reactivado pero con otras características: se piden estancias más largas, incluso de dos o tres semanas y el interés de los clientes se centra más en las medidas de seguridad y las condiciones en que podrán cancelar la reserva mientras que queda en segundo plano la petición de sugerencias para visitar los atractivos de la comarca, con la única excepción de conocer la existencia de espacios naturales de los que disfrutar. Ana Belén Velasco, secretaria de ACRIDUERO explica que según la experiencia de estas última semanas una vez permitida la movilidad en todo el territorio nacional, los grupos y clientes que han llegado a las casas rurales de la comarca han limitado mucho tanto sus visitas a bares o restaurantes del entorno como las compras en los comercios de los pueblos, permaneciendo buena parte del tiempo en el interior de los establecimientos rurales. “Prácticamente no salen de casa. Son familias que hace cuatro o cinco meses que no se ven. O grupos de amigos que han estado mucho tiempo separado, así que se quedan juntos en casa. Hacer turismo, muy poco.” Eso afecta también al tejido hostelero y al pequeño comercio local, por donde ha bajado mucho la visita de los usuarios de turismo rural. “Antes la gente iba a tomarse algo al bar, o a comprar a la tienda, pero mi experiencia con los últimos grupos que hemos tenido es que apenas salen de casa, quieren estar entre ellos porque no han tenido oportunidad de juntarse. Y por eso piden, sobre todo, casas con espacios exteriores, piscina, jardín o al menos un lugar donde poner una piscinita pequeña para que el niño meta los pies.”

En cuanto a las reservas vinculadas a Sonorama mientras hay quienes las han cancelado, es muy importante el porcentaje de quienes las han aplazado al próximo año para garantizarse el alojamiento en la edición de 2021.

Estos cambios junto al ligero descenso en la demanda hacen que los titulares de estos negocios contemplen con cierta preocupación lo que pueda ocurrir en otoño, temporada alta para estos establecimientos. Existe incertidumbre sobre lo que ocurrirá con muchas visitas vinculadas a la vendimia y el enoturismo, dadas las restricciones que impone la nueva normalidad. También preocupa que el temor a un repunte otoñal de la crisis sanitaria retraiga a los turistas de planificar los puentes vacacionales del último trimestre del año, que eran algunas de las fechas de mayor trabajo en las casas rurales.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?